Analistas

Somos gastronomía

Según recientes cifras de la Unesco, la migración global cuenta aproximadamente con 3% de la población. Migración se denomina al grupo de personas que han dejado su hogar en búsqueda de un mejor futuro por al menos un año. En las diferentes partes del globo tanto a nivel político como económico y social, el buen comedor intenta entender las implicaciones en la gastronomía, inspirado por la visita al país del fundador del movimiento de Slow Food en Italia, Carlo Petrini.

Como bien lo argumenta Petrini, la gastronomía no es una compilación de recetas y técnicas que satisfacen paladares y estómagos, sino un compuesto de elementos que tienen la fuerza de mejorar o empeorar el mundo.

Las famosas migraciones campesinas que hemos presenciado masivamente desde hace mas de 50 años en Colombia, han debilitado el potencial de transformación de la tierra al ciudadano, sin embargo, cuenta Petrini, no es el nuestro, el único país en esta situación, en países como Italia, aunque por otras razones, tan solo 3% de la población se podría considerar campesina hoy día, mientras que en EE.UU. ha bajado ya a 2%. Estos porcentajes son en su mayoría conformados por inmigrantes de países en conflicto que han dejando sus propios campos vacíos.

Para Petrini la solución es volver al campo a través de un apoyo sostenible al campesino, tanto económico como social, que aunque significa un apoyo indiscutible de entidades gubernamentales, no se estanca allí, es aquí donde el buen comedor puede trabajar activamente a través de sus decisiones de consumo diario. El apoyo a productores locales, la limitación de productos importados, una curiosidad por las frutas, verduras y peces autóctonos, y sobre todo el fomento de una consciencia común a través de la comida lograrían que la reforma agraria empiece hoy.

Como lo enfatizaba Ludwig Feuerbach, filósofo y antropólogo alemán a finales de siglo XIX, “somos lo que comemos”, tomando la famosa frase con un sentido pleno, nuestras decisiones revelan que país somos y que país queremos ser.