.
Tribuna Empresarial 08/07/2021

El gran poder de las pequeñas empresas

Fabiano Matos
Gerente general de Oracle para Colombia y Ecuador

Los dos últimos años plantearon desafíos sin precedentes para todas las organizaciones, especialmente para las pequeñas y medianas empresas. Según Financial Express, muchas Pyme han quedado con poca liquidez y capital de trabajo, siendo incapaces de cumplir con sus obligaciones de garantía, activos y trámites para obtener crédito a corto plazo.

La Encuesta de Desempeño Empresarial 2020 realizada por Acopi se evidencia que los ingresos de estas empresas se han reducido en más de 50%, motivo por el que, en momentos de crisis, el Gobierno, a través de su Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF), ha subsidiado a 33% de las Pyme para ayudarlas a mantenerse a flote.

Planteado de esta manera, parece un escenario crítico. Sin embargo, las Pyme, por su tamaño, presentan mayor flexibilidad para los cambios y pueden transformarse rápidamente, adoptar procesos, descentralizar operaciones y brindar servicios personalizados, lo que las grandes corporaciones no pueden hacer.

Entre los cambios que debieron hacer internamente para mitigar los efectos de la crisis por la pandemia, se encuentran la facturación electrónica y el e-commerce, los cuales les han ayudado a dejar atrás el papeleo, las facturas físicas y los talonarios y avanzar hacia los sistemas tecnológicos para reducir costos y aumentar su eficiencia.

Lo anterior demuestra lo que Financial Express resalta en su análisis sobre las condiciones financieras de las Pyme: la tecnología es, en cierto sentido, la columna vertebral de una empresa para potenciarse y ser autosuficiente. Esto debido a que las soluciones digitales permiten acceder de forma inteligente y ágil a financiamiento, clientes y mercados, genera igualdad en un mercado altamente competitivo y las incluye en la dinámica de la economía 4.0. Es decir que, si las Pyme se reestructuran e integran la tecnología en sus modelos comerciales, logran cerrar la brecha digital que las ha acosado durante generaciones.

Estamos hablando de la nube y de las soluciones digitales como parte fundamental de esa visión, enfocadas en impactar en todas las áreas de la organización, pues se trata de impulsar esquemas de colaboración y transformación de servicios, reducir costos, mejorar la calidad de los productos y servicios, eliminar procesos y procurar una gestión inteligente y segura, que ayude con la agilidad y la productividad, maximizando la oportunidad de tener impacto en el mercado.

De esto se trata la transformación digital en las Pyme. Y estamos en el mejor momento para potenciar estos negocios. Identificamos cuatro escenarios que se deben tener en cuenta. Uno es la automatización que trae la nube de segunda generación, diseñada para apoyar a los negocios en la protección, gestión y administración segura y eficiente de los datos.

El segundo es el de los clientes. Hoy el cliente está en el centro y no pertenece a las marcas. Por eso existen soluciones con las que se pueden habilitar capacidades y entregar servicios más eficientes, conocer con certeza los movimientos de clientes.

Otro es el de las finanzas, pues hoy las organizaciones deben manejar distintos escenarios y analizar el impacto financiero de variables como fluctuaciones en la tasa de cambio y variabilidad en la demanda de productos en el mercado.

Y el cuarto escenario es el de los colaboradores. Hoy más que nunca las áreas de HR están al frente de las empresas y deben usar soluciones para ser ágiles, empáticas y enfocadas en sus colaboradores y sus distintos procesos. Por ejemplo, definir rápida y automática si un trabajador cuenta con las condiciones físicas para operar (o si debe permanecer en trabajo remoto), articular los sistemas para informar y alertar a los colaboradores acerca de una situación en particular y motivar a la cultura del autoservicio que permite manejar necesidades administrativas y de recursos humanos por cuenta propia.

Es innegable el impacto negativo de la pandemia por el covid-19 en el parque empresarial y en la economía del país, pero en la medida en que las organizaciones encuentren las oportunidades –tomando como base estos escenarios- para transformarse y entregar nuevos servicios y productos se abrirán a las distintas oportunidades de mercado en el marco de esta economía digital. Y el momento es ahora.