miércoles, 8 de julio de 2020

México ha propuesto al Doctor en Economía Jesús Seade Kuri como candidato a ocupar la dirección general de la Organización Mundial de Comercio en el periodo 2020-2024; varias razones sustentan esta decisión. La comunidad internacional enfrenta desafíos fundamentales, entre otros, una abierta guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo; franjas de actividad comercial que no cuentan con una regulación debido que han surgido como consecuencia del acelerado desarrollo tecnológico, a lo que se ha sumado la crisis económica en ciernes, resultado de la emergencia sanitaria del covid-19, que sin duda modificará sustancialmente la forma en que hemos conocido las relaciones comerciales a nivel global y que requerirán de la mediación de organismos internacionales fuertes y eficientes, que permitan nuevos equilibrios y consensos para contribuir al desarrollo de las diversas economías.

México cuenta con una sólida tradición de actividad diplomática en el ámbito multilateral, así lo confirman los logros alcanzados al ocupar por quinta ocasión un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, así como su ingreso en el Consejo Económico y Social; su pertenencia a la Alianza del Pacífico, mecanismo en el que compartimos con Colombia, Chile y Perú el impulso para estimular el libre comercio y la cooperación; su membrecía al G20 y al grupo MIKTA; la actual presidencia de la Celac y el hecho de ser miembro fundador de la OMC.

El candidato propuesto por México tiene no sólo una amplia trayectoria en organismos multilaterales y en negociaciones comerciales de primer orden; posee una probada capacidad de interlocución con todas las partes y regiones; su experiencia no sólo incluye al Gatt, al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, sino a la propia Organización Mundial de Comercio.

Fue jefe negociador del Tratado Comercial entre Estados Unidos, México y Canadá T-MEC una iniciativa que representa un valor de US$1,2 billones en comercio y se calcula podría generar 14 millones de empleos. Se trató de una negociación compleja que requirió la formación de un equipo sólido y con un profundo conocimiento de las relaciones comerciales en la región.

Además, Jesús Seade fue negociador de la Ronda Uruguay, la serie de negociaciones fundacionales de la OMC que dio forma al diseño de la organización, por lo cual tiene claro sus objetivos y la forma de alcanzarlos a través de la negociación y el diálogo abierto en todos los temas y con todos los actores. Es, además, consciente de los retos que enfrenta la OMC actualmente, entro los cuales se encuentran:

• Reafirmar su relevancia dados los limitados avances logrados en materia de negociaciones, la paralización de su órgano de apelación y la necesidad urgente de modernizar la administración de los acuerdos vigentes.

• Impulsar los temas tradicionales de negociación comercial, como pesca y agricultura, y dinamizar los temas de la economía del siglo XXI, con la plena inclusión del comercio electrónico y el desarrollo de una visión sostenible ambiciosa.

• Reestablecer un entendimiento funcional de solución de diferencias y crear mecanismos que permitan un mejor seguimiento del cumplimiento de los derechos y obligaciones de sus miembros.

• En lo inmediato, contribuir a atenuar los efectos económicos de la pandemia. Para esto, la OMC debe alentar a sus miembros a acotar o evitar acciones que afecten el flujo de mercancías y a tomar medidas que contribuyan a la recuperación de la actividad económica, tomando en cuenta las distintas medidas para proteger la salud pública a nivel global.

Jesús Seade conoce los puntos débiles y el enorme potencial de una OMC renovada, al servicio de todos sus miembros, que al mejorar sus funciones pueda apoyar a productores y consumidores, importadores y exportadores, para llevar a cabo sus actividades y generar puestos de trabajo y bienestar social.

Frente a los enormes desafíos, el Doctor Seade visualiza una América Latina unida en su pluralidad y especificidad, que garantice la estabilidad y el éxito de la OMC con el objetivo que el comercio vuelva ser el motor del desarrollo latinoamericano y global.