.
Analistas 18/02/2021

Evadidos

Eric Tremolada
Dr. En Derecho Internacional y relaciones Int.

Qué pensarán las generaciones futuras si se enteran que solo un cambio de gobierno permitió -después de un año de pandemia-, restablecer una dirección de seguridad sanitaria para coordinar la respuesta a la covid-19, que en ese momento impuso como obligatorio el distanciamiento social y el uso de mascarillas en instalaciones públicas, y que completados el mismo número de muertos que tuvo en la segunda guerra mundial, se decidió participar -de nuevo y de forma activa- en el organismo internacional especializado que propendía por el máximo grado de salud.

Qué balance harán los hijos de los inmigrantes que sabían que sus padres vivieron bajo la amenaza de la deportación sin importar que estos migraron cuando eran niños y que por esa razón estaban protegidos, o que en un tiempo sus padres fueron excluidos del censo por no ser ciudadanos, o que debían esconderse porque existía una orden para encontrar y deportar a los inmigrantes no autorizados. O que muchos ciudadanos del mundo no podían ni siquiera migrar porque eran de origen musulmán y/o africano, o porque se encontraban con un muro infranqueable.

Qué pensarán esas generaciones, que estarán luchando por sobrevivir en un medio ambiente sano, si descubren que solo ese cambio de gobierno le permitió a su país volver a la coalición de casi 200 naciones que trabajaban para alejarse de los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) que calentaban el planeta, que se pudo frenar un oleoducto que atentaba contra la sostenibilidad ambiental y que se aplicó una moratoria temporal sobre las concesiones de petróleo y gas natural en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico. Que también se restableció un grupo de trabajo sobre los costos sociales de los gases de efecto invernadero y se revirtieron los retrocesos dados en las normas que regulaban las emisiones de los vehículos.

Cómo se sentirán esas generaciones descendientes de los hoy excluidos al saber que un nuevo Gobierno puso fin a una Comisión que el Gobierno anterior estableció con fines de revisionismo histórico respecto al papel de la esclavitud, que tuvo que revocar una orden ejecutiva que limitaba la capacidad de las agencias federales, contratistas y otras instituciones para realizar formación sobre diversidad e inclusión y que solo en ese momento se ordenó reforzar el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, para que el gobierno federal no discrimine por orientación sexual o identidad de género.

Los niños del mañana agradecerán la extensión de la moratoria federal sobre desalojos de la que disfrutaron sus padres como respuesta a la pandemia del coronavirus, así como las pausas en el pago de los intereses y el capital de los préstamos estudiantiles.

Generaciones que les parecerá extraño que solo un cambio de gobierno logró establecer normas éticas para los que prestan servicio público asumiendo compromisos éticos, y que tuvo que congelar las regulaciones de medianoche, impulsadas por el predecesor saliente.

Antes de 30 días, la pandemia, la inmigración, el cambio climático, la igualdad racial y Lgbti, la economía y la responsabilidad del gobierno fueron reconducidos por el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, para que las generaciones futuras de su país y el mundo se sorprendan respecto a nosotros que -con más o menos conciencia- vivimos evadidos de un cuatrienio que no debemos repetir.