Analistas 13/08/2020

Universidades en el futuro

Interesante la discusión que se viene dando en las universidades de Estados Unidos denominadas Ivy League, con respecto al desarrollo de sus programas deportivos, académicos y de investigación durante esta nueva etapa del coronavirus.

El deporte universitario tal cómo está organizado produce más de US$1.500 millones de ingresos a sus propias universidades. Sin embargo, creen que no existen en este momentos condiciones adecuadas, ni el ambiente entre las grandes universidades de: Brown, Columbia, Cornell, Dartmouth, Harvard, Pennsylvania, Princeton. Requieren altos estándares de tranquilidad, seguridad y sin riesgos. Por eso, no será posible abrir una nueva etapa de juegos entre las Universidades antes de octubre.

Lo mismo analizan los representantes de otras Universidades como: Illinois, Indiana, Iowa, Nebraska, Ohio State, Penn State, están pendientes de poder brindar toda la seguridad para impulsar la etapa deportiva que cumpla la necesidad de estudiantes competidores que son estrellas en su mundo universitario.

Muchos están optimistas pero, reconocen como la peor del mundo la trayectoria que ha tenido el virus en Estados Unidos y hoy no tienen condiciones de seguridad que se requiere en competiciones de alta exigencia. Se abre la posibilidad de no tener juegos deportivos en lo que queda del año.

El mundo de competencias deportiva tiene un impacto vital en la vida, en la economía, en lo deportivo, en los patrocinados, en la bolsa de jugadores, en los medios de comunicación que viven precisamente de estas famosas temporadas de las grandes Universidades.

En los medios universitarios de Estados Unidos todo ha cambiado en especial la producción académica y científica orientada precisamente a estudiar el impacto que tiene del covid-19 en todos los aspectos de la vida, como la obesidad. En los en los Institutos Neurológicos están estudiando el impacto en el futuro desarrollo intelectual, académico y de aprovechamiento científico de los propios estudiantes con su nueva visión y habilidades a partir del virus.

Analizan cómo será la historia de las nuevas formas de aprendizaje ya que se partió la educación en dos grandes etapas: antes y después del coronavirus. Los sistemas educativos serán totalmente replanteados a la luz de las nuevas metodologías de interacción virtual con los estudiantes. También habrá una nueva generación de jóvenes con una nueva mentalidad y herramientas poderosas de Inteligencia Artificial. El diseño de futuro está en pleno proceso de elaboración.

Cómo será el impacto en la naturaleza humana, en las investigaciones sobre el cáncer. Interesante el estudio de las secuelas que ha dejado este virus en las personas que han sido afectadas. Su cuerpo ha cambiado, mutando a unas etapas desconocidas y que por lo tanto necesitan ser investigadas.

Se estudia cómo construir estrategias económicas que nos hagan más productivos. El talento no es un proceso de inversión de un día. El conocimiento no tiene jerarquía y es la base del futuro. Cada vez se consiguen más Fondos Públicos y Privados que invierten en investigación y desarrollo del conocimiento.

También se impulsa una creciente investigación sobre la nueva manera de ejercitarse, la neurociencia, la nutrición, la Inteligencia artificial y hasta cómo será la alimentación del futuro. Todo ocurre en las Universidades.