.
Analistas 30/09/2021

Reforma tributaria 2021

Eduardo Verano de la Rosa
Exgobernador del Atlántico

El Presidente de la República dio sanción a la segunda reforma tributaria presentada este último año. La primera provocó un enérgico rechazo del pueblo colombiano porque su principal fuente de tributación era la clase media, hubo protestas y bloqueos. Sin embargo, el gobierno consciente de la importancia de equilibrar las finanzas del país insistió en su segunda reforma, teniendo como fuente de tributación las empresas, no la clase media, y sin tocar el IVA. Hubo un consenso con las fuerzas sociales, y políticas y la reforma tributaria debe producir $15.2 billones para lograr el tercer ajuste fiscal.

Se garantizan los recursos económicos para apoyar a los más pobres impactados por la pandemia, garantizando el ingreso solidario por $2.1 billones para terminar este año y $6.6 billones para el próximo año. Se financian las nóminas, el Paef, de las pequeñas y medianas empresas para que se mantengan los empleos de antes de la pandemia. El Paef apoya las empresas y su empleo formal para terminar este año y seguro se extenderá un año adicional para evitar el desempleo. También se aseguran incentivos para crear nuevos empleos ayudando a las empresas que lo generan, pagándoles 25% del salario mínimo.

Se garantizan también los subsidios a los jóvenes, y la matricula cero y para acceder a la educación superior para matriculados de estratos 1, 2 y 3.

Se darán apoyos económicos a los cinco sistemas de Transporte Masivo todos en dificultades por la pandemia.

La fuente de financiación, o sea, ¿de dónde salen los recursos?. Es un apoyo del sector empresarial consciente de las dificultades económicas del país, apoyó subir impuestos por $10 billones, especialmente los impuestos de normalización tributaria, que aportarán $300 mil millones, un ajuste al impuesto de la renta especialmente a personas jurídicas que llegaría a un 35%, y una sobretasa a las instituciones financieras de 3% que darían $6.7 billones, y casi $500 mil millones de pesos respectivamente.

La reglamentación del día sin IVA otorga ingresos adicionales, y se reducen transitoriamente algunas sanciones y tasas de interés para los sujetos del impuesto. Se da una ayuda especial a los sectores de bares y restaurantes que no pagarán IVA ni impuesto al consumo durante 2 años, y se otorgan incentivos a la economía naranja.

Los parlamentarios dieron apoyo especial al “Programa de desarrollo de enfoque territorial” (Pdet) para impulsar los proyectos estratégicos que fomenta la nación, y también un impuesto al carbono para apoyar proyectos ecológicos y ambientales de alta tecnología.

En resumen, el paquete tributario da un paso importante para garantizar: los apoyos al Paef, los ingresos solidarios a la gente más necesitada, los subsidios a la nómina y el ingreso solidario, las matrículas de los jóvenes. Este gobierno debe entregar unas finanzas aunque no saneadas por lo menos, sin el hueco mayor que hubiese producido la pandemia.

El déficit fiscal del país se mantiene, pero será más manejable y continúa el reto de la reactivación económica que esta reforma tributaria apoya. Además, con la utilización adecuada de mayores ingresos de petróleo a casi US$80, café y varios productos agrícolas que están en bonanza, y prepararnos para posibles nuevos picos de pandemia que nos podrían afectar.

La gran deuda es el apoyo a empresas que generen empleo y que la reactivación económica debe dedicarse al mejoramiento del empleo y proteger la economía sana. Especialmente al control de la inflación que ya había obtenido importantes logros y este año llegará a 5%. La meta debe ser mantener la moneda sana a toda costa.