Analistas

El salto del transporte marítimo del mundo

GUARDAR

Las Autoridades Portuarias de Latinoamérica (Aapa) se acaban de reunir en las Cataratas de Iguazú para acoplar, principalmente, estrategias de crecimiento del sector portuario a las demandas de la economía mundial.

América Latina no seguirá siendo junto con Asia el patio trasero en materia portuaria para convertirse en los mayores centros de oportunidades y de expansión de la economía mundial, propósito que exige anticipación y preparación. Y en ese escenario, Colombia, Chile, México, Panamá y Perú son los países con mejor desempeño económico.

La dinámica del comercio obligará a doblar la capacidad portuaria del mundo en los próximos 10 años.

Se prevé que la economía mundial crecerá 5% anual, todo esto  sustentado en un comercio que ascenderá a 10% y el transporte marítimo a 7%. Para atender esa exigente demanda, los nuevos barcos llegarán  con capacidad de 18.400 contenedores.

Se requiere, entonces, una nueva mentalidad en el manejo de las ciudades portuarias. Los puertos deben adaptarse y ser mirados positivamente. Su “derrame económico” en la ciudad tiene que ir de la mano de un sector público que apoye con todos sus círculos de poder para que los beneficios de los puertos puedan ser maximizados.

Las ciudades portuarias tendrán que asumir los nuevos retos y promover la parte que corresponde al transporte en “tierra” (accesos y servicios públicos), ya que la evolución en la parte acuática (servicios portuarios, barcos) está dando saltos impresionantes. 

El éxito de un puerto dependerá del profesionalismo y agresividad de su estrategia de crecimiento. Es digno de estudio saber cómo cada país se está preparando. 

Por ejemplo, los sistemas portuarios de Brasil, Argentina y España aprobaron nuevos “marcos regulatorios” modernos e invertirán en proyectos muy ambiciosos: Brasil aspira a movilizar 219 millones de toneladas adicionales por año y están actualizando sus 88 terminales.

Argentina duplicará, en 5 años, su capacidad logística y se dedicará al transporte de 50 millones de toneladas de granos, mineral de hierro e hidrocarburos con más calidad de servicios portuarios.

Panamá será el país de tránsito más importante con la ampliación de su Canal. Está empeñada en tener plataforma de servicios marítimos y financieros para atender a más de 30.000 naves al año. Construye la infraestructura necesaria para el almacenamiento de 27 millones de barriles de hidrocarburos.

Miami hace 8 años está tratando de profundizar su canal de acceso a 16 metros, pero no tiene aún los permisos ambientales. Tiene 54% de su movimiento con mercancías de América Latina y su mayor negocio son los cruceros.

Un tema primordial es el impacto ambiental y ecológico de los dragados y el mantenimiento de los puertos. La reputación de un puerto dependerá de su manejo ambiental responsable.

También se construyen barcos con menor impacto ambiental, es decir, con menos emisión de CO2. El diseño de los cascos tendrá mejor resistencia y utilizarán menos combustible.

Las hidrovías y los puertos fluviales se propusieron como la solución más adecuada a la conectividad interna para mover el volumen de carga sin congestionar las carreteras, por eso se debe definir la función de los puertos y todo el sistema logístico fluvial. Argentina, Brasil y Paraguay han hecho maravillas en la cuenca del Paraná y en el Río de la Plata.

El gran desafío para ser competitivos es maximizar la logística y su utilidad. Si el objetivo de Suramérica es convertirse en el gran abastecedor de comida del resto del mundo, los precios y en especial los fletes serán su gran reto.

Hay que acoplar los puertos a las nuevas dimensiones de los barcos que requieren 20 metros de profundidad con su capacidad operativa de cargue y maniobra. 

Así vemos el panorama, ¡manos a la obra!

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés