Analistas

Seguro al desempleo en Colombia, una cuestión de sustentabilidad

GUARDAR

La implementación de un seguro al desempleo en Colombia es una medida fundamental para la sustentabilidad y la prolongación del éxito del modelo de crecimiento económico adoptado.

 
El mercado colombiano está regulado por leyes laborales considerablemente flexibles, comparadas con todos los países de América Latina o incluso con la mayoría de los europeos. Eso permite que las empresas, en casi todos los sectores, cuenten con reglas de juego claras para la adquisición de talento, la gestión de crisis, las reestructuraciones o el combate interno a la baja productividad. Estas leyes y una economía considerablemente desregulada y abierta a la inversión, son los grandes atractivos para la inversión extranjera con visión a largo plazo, parte del auge que se vive en el país.
 
Sin embargo, la flexibilidad del mercado de trabajo puede aportar un efecto pernicioso para los trabajadores en transición y su inclusión social y económica en estos periodos. La posibilidad, principalmente para cargos semicalificados y de empleo formal, de contar con un seguro de desempleo transitorio, construye un pilar más hacia una sociedad inclusiva, sostenible y de consumo estable. 
 
Por otro lado, el seguro de desempleo debidamente regulado permite que un país, como Colombia, crecientemente globalizado y susceptible a los cambios macroeconómicos globales, pueda flexibilizar sus reestructuraciones empresariales con criterios económicos, sin perder de vista el carácter social del empleo y de las empresas.
 
En este momento es muy importante lograr regular de forma clara las condiciones de acceso a este seguro y nos parece interesante la propuesta de integrarlo en el sistema de cajas de compensación, ya que los fondos estarán correlacionados con los aportes del beneficiario y no con mecanismos públicos de seguridad social. 
 
En algunos países, el seguro de desempleo ha tenido un efecto contrario y ha lentificado la reentrada al mercado de trabajo de algunos beneficiarios, por menor incentivo económico. Las ideas base conocidas en Colombia parecen estar bastante equilibradas y no son onerosas, si miramos los beneficios que pueden aportar a la sociedad y a la sustentabilidad del modelo económico-país.
 
Es importante subrayar que esta medida afectará positivamente un porcentaje relativamente pequeño de la población activa. Aproximadamente 40% de la fuerza laboral en el país sigue bajo contratación subjetiva y no será cubierta por esta interesante decisión. 
 
Pero este es el primer paso de una política equilibrada e importante, adoptada por el Gobierno en aras de generar inclusión y seguridad social. La medida podrá promover la formalización de empleos técnicos, por los incentivos y la protección otorgada a los empleados fuera de los aportes definidos por ley. Esta iniciativa y otras recientes, como la reforma tributaria y los proyectos de vivienda social y subsidio de adquisición de vivienda, promueven activamente el acceso al mercado de una importante franja poblacional. Además, permiten una crecienten seguridad y estabilidad crediticia para determinados segmentos de consumo. 
 
Será necesario seguir con los esfuerzos e incentivos para la formalización del empleo y estamos seguros que las buenas prácticas derivadas de la implementación de este seguro, ayudarán a que en Colombia nazca una fuerza laboral aún más contributiva con la economía, lo que sin duda será otro paso hacia el crecimiento a largo plazo.
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés