Analistas 22/09/2020

¿Y el presupuesto para las Mipyme?

Esta semana las comisiones económicas conjuntas del Congreso debemos aprobar, en primer debate, el Presupuesto General de la Nación para 2021. Como ya lo he dicho, se trata de un presupuesto dificilísimo, porque nadie está de acuerdo con los supuestos sobre los que se construyó, ni siquiera el Banco de la República, Fedesarrollo o la Contraloría.

Pero más allá de eso, el mayor lunar del Presupuesto es que las grandes olvidadas son las micro, pequeñas y medianas empresas, quienes sufrieron lo peor de las medidas de confinamiento que se adoptaron por cuenta del covid-19.

Todos estamos de acuerdo en que lo que se hizo para evitar el cierre de las Mipyme fue insuficiente, necesitábamos unas medidas mucho más agresivas. El Gobierno Nacional se dedicó a los créditos de segundo piso y a las garantías, que es lo que se hace en un escenario normal.

El Gobierno también expidió el decreto por medio del cual se crea el Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF), que apoya 40% del salario mínimo de cada trabajador de las empresas que disminuyeron sus ventas o ingresos en 20%. El primer desembolso se realizó en mayo para cubrir las nóminas de abril, sin embargo, la medida si bien fue importante no impidió que muchas empresas sin flujo de caja cerraran sus actividades.

Este decreto está en proceso de alargarse hasta abril del año entrante con algunas modificaciones, pero no accedieron a dar un tratamiento diferencial para apoyar un poco más a las empresas pequeñas ni a las que más mujeres tuvieran contratadas.

El Gobierno pudo haber sido más contundente para inyectarles recursos a las empresas. Por ejemplo, vía bonos o una bolsa secundaria para invertir en Pyme y lograr llegarles a esas empresas que venían creciendo y tuvieron que cerrar por la pandemia. De acuerdo con el reporte de empleo del Dane, para julio de 2020 el desempleo en las 13 principales ciudades llegó a 24,7%, más del doble frente al mismo mes de 2019 (10,3%).

Por eso, encendemos la alerta sobre los recursos destinados en el Presupuesto para la reactivación económica de las Mipyme, que representan más de 90% del sector productivo y generan 80% del empleo. Los planteamientos a nivel de inversión y de formulación de política pública para la recuperación del tejido empresarial no guardan coherencia con las necesidades actuales y venideras.

Y es que los recursos de inversión que presenta el Presupuesto General de la Nación para el MinCIT sufren un recorte de más de $55.000 millones, 13% respecto al presupuesto de 2020, lo que también se refleja en la cuenta para productividad y competitividad de las empresas colombianas que tendría una reducción de $36.741 millones (17,38%) frente al Presupuesto de 2020.

A todas luces las medidas y los recursos que está destinando el Gobierno para la recuperación de las micro, pequeñas y medianas empresas resultan insuficientes, teniendo en cuenta las restricciones, así como los gastos en que incurren empresarios y comerciantes para el desarrollo de sus actividades, necesidad de capital de trabajo, pago de nóminas e incluso implementación de los protocolos de bioseguridad.

Nos hemos propuesto estudiar este Presupuesto desde la óptica de la reactivación económica con un foco en la creación y mantenimiento de empleo, por eso uno se pregunta, ¿y el presupuesto para las Mipyme?