.
Tribuna Parlamentaria 14/12/2021

La Navidad del comercio electrónico

Catalina Ortiz
Representante a la Cámara

Al llegar la Navidad, y después de tantos desafíos por cuenta de la pandemia, una de las cosas positivas es el crecimiento del comercio electrónico en Colombia. Y es que en 2020 el e-commerce aumentó 25% respecto a 2019, sin duda, panorama alentador para la formalización, evitar la evasión de impuestos y , por supuesto, para jalonar el crecimiento de la economía.

La pregunta era si ese crecimiento pandémico del 2020 se iba a mantener. Ese año, las compras electrónicas fueron de productos de deportes (86.5%), retail (52.9%), salud (38.2%) y tecnología (26.9%). En contraste, las ventas asociadas al sector turismo o aerolíneas presentaron una caída del 90.5% y 87.6%, respectivamente.

Lo interesante es que ahora, después de varios meses de haberse levantado las restricciones y con la llegada de la Navidad, el comercio electrónico sigue teniendo números muy alentadores. Las cifras son mejores que en 2020 y, también, se han superado los niveles de prepandemia.

De acuerdo con la Cámara de Comercio Electrónico, para el tercer trimestre de 2021, el total de ventas en línea fue por un valor total de 9,9 billones de pesos, siendo 31.7% mayor que las ventas en línea registradas en el mismo trimestre de 2020 y 79,6% mayor que las registradas en el mismo periodo en 2019.

Paralelamente, las empresas colombianas han buscado hacer cada vez mayor uso de medios digitales para el pago por sus productos o servicios. De acuerdo con Mercado Libre, durante la pandemia siete de cada 10 ventas realizadas por pymes en Colombia fueron a través de canales online. Además, según Confecámaras durante la pandemia en el país se incrementó en 138% el uso de links de pago.

Este importante crecimiento del comercio electrónico tiene, sin embargo, una serie de desafíos y lunares asociados. Uno de los principales consiste en que persiste la desconfianza con los pagos en línea. Es un poco disonante que el 25% de los que compran cosas “on-line” pagan contra entrega. Otro reto es la baja bancarización de los colombianos por lo que se hace necesario promover estrategias audaces de inclusión financiera para la clase media, así como propender por una mayor digitalización de la economía que aún está centrada en el uso del efectivo como medio de pago -habrá que ver cuál es el impacto de Nubank-.

Otro de los retos es tener un Estado ágil y flexible para adaptarse a las demandas del comercio electrónico. Para la muestra un botón, es inaceptable que por el cambio de tributación a paquetes importados de menos de US$200 hoy tengamos una crisis con el operador postal 4-72, pues este no contaba con la infraestructura digital necesaria para implementar esta exigencia, lo cual ha hecho que el pago del IVA sea de forma presencial en el banco. Desde la aprobación de la medida, de un total de 998.000 paquetes que han ingresado al país por 4-72, 190.000 han tenido dificultad para ser entregados a sus dueños, y es que solo hasta finales de noviembre se habilitó el pago del IVA por medios electrónicos, que funciona bastante mal.

A pesar de todo, la digitalización del comercio en Colombia ha dado pasos gigantes. Debemos construir sobre los avances para seguir potenciando el e-commerce en medio de la reactivación económica hasta que en cada Navidad la mayoría de las ventas sean digitales.