Analistas

Millennials, motores del ‘ecommerce’

GUARDAR

En tres años en Colombia la penetración de comercio electrónico crecerá hasta 300%. Aun así, el país sigue rezagado en la región, mejorar la experiencia y adaptarse al nuevo consumidor son las claves del crecimiento.

Uno de cada dos usuarios de internet en Colombia ha comprado al menos un producto en línea durante 2015. La cifra, de la Ccce, comprueba la sensación en la industria que los consumidores en el país confían cada vez más en hacer clic para comprar. 

La tendencia la confirman los números: según la plataforma de pagos PayU, el pasado Cyberlunes™ en Colombia registró 260.000 transacciones exitosas y generó ventas por cerca de $90.000 millones. Es decir, creció 75% frente a la jornada de 2014. 

Un incremento de 400% desde 2010, según cifras de EuroMonitor, permite a Dafiti Colombia tener unas proyecciones muy exitosas, estimando un crecimiento en la penetración del comercio electrónico para retail de 300% en los próximos cinco años. Cálculo que está en sintonía con el reciente informe de la firma de investigaciones de mercado eMarketer, el cual pronostica que para 2019 habrán 151,1 millones de compradores en línea en Latinoamérica. México, Argentina y Brasil lideran la lista de países con mayor tendencia de crecimiento en la cantidad de compradores digitales. Sin embargo, Colombia aparece con Chile y Perú un escalón más abajo. En cuanto a ventas, los números son muy sólidos: el comercio electrónico para el 2016 generará ventas en toda Latinoamérica por más de US$57.000 millones y para  2019 llegarán a US$84.750 millones. 

Tiquetes, moda, tecnología y los cupones han demostrado que son los intereses ‘top’ en los consumidores colombianos. Por ejemplo, la tienda de moda ‘online’ Dafiti, que tiene presencia en cinco países de América Latina y cuenta con más de 350 marcas aliadas, creció este año en ventas 45% con respecto a 2014 y desde 2012 tuvo cerca de medio millón de clientes, solo en Colombia.

Para mantener este ritmo de crecimiento, la industria del ‘e-commerce’ debe estar atenta a dos desafíos: la tecnología y los ‘millennials’. Por ello, el ‘s-commerce’, una categoría del comercio electrónico que aprovecha las ventajas de las redes sociales como Facebook, Twitter, YouTube y Pinterest para promover y facilitar la compra y venta de productos o servicios ‘online’, comienza a ocupar un papel más importante en las transacciones electrónicas. 

Y al uso de las redes sociales se le suma la influencia de smartphones como principal pantalla de estos tiempos. De acuerdo con eMarketer, el comercio electrónico a través de dispositivos móviles se duplicará al 2019. Para 2016, la firma asegura que 37,5 millones de usuarios en EE.UU. realizarán compras a través de sus móviles y generarán ventas cercanas a US$27.050 millones.

Entonces, las claves para mantener el camino ascendente en 2016 están, primero, en multiplicar los canales de acceso al ‘e-commerce’, al vincular al consumidor a través de las redes sociales y aplicaciones móviles, que en el caso de Dafiti su ‘app’ ya representa 25% de sus ventas; y segundo, en mejorar la experiencia enfocada a un excelente servicio de los consumidores, con portales dinámicos, sencillos y con servicios de valor agregado, como los que ofrece Dafiti de pagos contra entrega, entrega garantizada al siguiente día y próximamente entregas el mismo día.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés