Analistas 13/12/2020

Mucho valor tiene el doctor Leonardo Villar

Definitivamente vale lo que cada uno hace en su vida, pero jamás tendrá valor lo que no se ha hecho. Es lo que refleja la actitud de Leonardo Villar cuando acepta públicamente que no cuenta con el título de Philosophy Doctor en Economía (PhD).

Un economista altamente calificado que nunca ha sido opacado por no haber tenido su tesis doctoral terminada y jamás ha tenido ningún cuestionamiento en sus capacidades intelectuales, académicas y técnicas.

Lo triste es que si conocí personas que han dicho tener un sin número de títulos universitarios pero que al final pude saber que todo era una farsa, frente a lo cual esas personas poco valor profesional tienen por inventar grados que jamás obtuvieron.

Lo anterior sucedió con personas que se presentaron para ser profesores universitarios y lo lograron, pero poniendo en su hoja de vida títulos que nunca recibieron. Y como si fuera poco, gracias a esa absurda actitud casi todas las universidades exigen a los aspirantes a profesores certificados de todo tipo para estar seguros al ciento por ciento que los grados consignados en su currículo son reales.

A diferencia de esas personas que inventaron títulos de pregrado y postgrado, el doctor Villar tiene merito para ser Gerente General del Banco de la República por aceptar que él cursó los estudios doctorales pero no obtuvo el grado. La honestidad es un factor clave en los méritos profesionales.
Además, el doctor Leonardo Villar no es el único economista que realizó los estudios para doctorado y no se graduó, la lista es larga. No me atrevo a citar nombres propios para evitar irrespetos o malas interpretaciones, pero igualmente el hecho de no recibir el título por uno u otro motivo no los hace mejores o peores profesionales, lo importante es que no posen de grados que no tienen.

Con todo, la elección de Villar para el cargo de Gerente General del Banco de la República es una decisión muy acertada de parte de los miembros de la Junta Directiva del Emisor y no hay la menor duda que hará muy bien su labor.
Tampoco está en duda la independencia del Banco de la República, la cual no depende de que tan cerca esté la elección del Gerente a la voluntad del Gobierno, pues la autonomía de la autoridad monetaria está claramente definida en la constitución política.

De ninguna manera se deben desconocer los méritos del actual Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, quien tiene una trayectoria profesional impecable y que tampoco hubiera jugado su elección en contra de la independencia del Banco de la República. No sería nada desfavorable que fuera nombrado Codirector del Emisor en enero, él cuenta con los méritos y la experiencia para dicho cargo y si tiene su título doctoral. Como información adicional, fue compañero de colegio de Villar.

Igualmente, Natalia Salazar y Ana Fernanda Maiguashca son dos profesionales calificadas que si no fue ahora cualquiera de las dos podría en el futuro llegar al cargo de Gerente del Banco de la República.

Esperamos que la autoridad monetaria siga haciendo su labor responsablemente como ha sido el caso desde que se consagró su independencia en la Constitución de 1991, con el logro de llegar a la inflación de un dígito.