Todas las generaciones han vivido en mayor o menor escala su propia versión de guerra y la nuestra, no fue la excepción. Considerando que hoy nos enfrentamos a una batalla por la supervivencia y la permanencia, en contra de un enemigo silencioso, que no descansa, que es implacable y se moviliza rápidamente.

Pero igualmente, como en todas las generaciones, ha existido la voluntad, la energía para sobreponernos a los hechos adversos, sentar nuevas bases, promover el espíritu resiliente y sacar lo mejor que tenemos adentro para avanzar y trascender a través de uno de los tantos caminos que contamos para lograrlo: la conexión.

“Conexión”, esa palabra amplia y suficiente que nos ha permitido seguir en movimiento y trabajando al lado de tantos de manera comprometida por nuestro propósito, por generar valor compartido y mirar en una sola dirección: el futuro. Un lugar al cual llegaremos juntos y más fortalecidos.

En Grupo Familia entendimos que no basta con conectamos bien adentro, sino que somos conscientes de que afuera existen muchos más protagonistas que hacen parte del ecosistema y a quienes convocamos permanentemente para trabajar en equipo, buscando solucionar muchos de los retos que enfrentamos y contribuir con la dinamización social y la recuperación económica del país.

Estos grandes protagonistas actualmente son los emprendedores. Ellos siempre han causado en mi un profundo sentimiento de admiración por su capacidad de crear desde la nada, desde una idea o desde un sueño, pero ahora me han sorprendido poderosamente, pues en medio de la emergencia por el covid-19 pese a que fueron altamente retados, nos sorprendieron con su resiliencia, energía y entusiasmo para buscar nuevas formas de hacer las cosas, de incursionar en nuevas líneas de negocio y reconfigurarse rápidamente con ese espíritu de supervivencia que todos tenemos adentro, pero especialmente fieles a su propósito.

Hacemos entonces un gran reconocimiento a los más de 160 emprendimientos que participaron en Unity, el programa de innovación abierta de Grupo Familia, pues nos demostraron que tienen magníficas capacidades para aportar a la solución de nuestros retos y que ven en nuestra compañía un gran aliado para ellos igualmente y con plena certeza, de muchas otras empresas más.

En simultánea, también resaltamos los emprendimientos de unos héroes del planeta, los llamados recicladores de oficio que durante más de 12 años han trabajado colaborativamente con nosotros y nos demuestran día a día la importancia de su rol para la protección de un planeta, que hoy posiblemente más sensibilizados que antes, nos duele a todos mucho más.

Ambas experiencias nos comprometen a continuar generando conexiones permanentes, pues aprendimos de ellas como se puede enfrentar retos de la mano de muchos otros protagonistas. Hoy compañías como la nuestra somos llamadas a entender, acompañar y a convertirnos en grandes articuladores de los ecosistemas de emprendimiento.

En nuestro caso, queremos continuar siendo un actor relevante con el cual se conecten, pero especialmente, que se identifiquen, siendo una organización innovadora y con propósito, responsable con el medio ambiente y lo más importante, que logra conectarse en todos los momentos de la vida.