.
Analistas 16/10/2021

Hacia un liderazgo creativo

Aldo Civico
Antropólogo y estratega de liderazgo

Hace unos días tuve la oportunidad de hablar con unos profesores de la Colegiatura en Medellín sobre la importancia del liderazgo creativo. En una época en la que el pasado no necesariamente nos sugiere cuáles soluciones adoptar para el futuro, la creatividad se presenta como un atributo fundamental del liderazgo. Por creatividad, en este caso, entiendo la capacidad de encontrar caminos, propuestas y soluciones que son innovadoras, sobre todo frente a los desafíos que marcan la complejidad de nuestros tiempos. Las brechas que hoy vivimos en el campo económico, ecológico, social y cultural requieren de un esfuerzo creativo para transformar a los desafíos en una oportunidad de cambio. Es más, me atrevo a pensar que de la creatividad dependerá la sobrevivencia del planeta y por ende de la humanidad.

Les compartí a mis interlocutores la experiencia que tuve en los años noventa en la ciudad de Palermo, en Sicilia. En la época de la confrontación más dura entre la mafia y el estado, hubo un grupo de líderes que no se dejó condicionar por lo que pasaba, y se dio el permiso de imaginar la posibilidad de otra realidad; es decir, de una sociedad, una economía y una política libre de la influencia mafiosa. Se trataba de soñar lo que parecía imposible. La capacidad de creatividad es esta capacidad de imaginar lo imposible para volverlo posible.

El creativo es aquel que sueña antes de transformarlo en realidad. John Paul Lederach habla, en este sentido, de una imaginación moral que invita al acto creativo. Es “la capacidad de imaginar algo enraizado en los retos del mundo real, pero a la vez capaz de dar a luz aquello que todavía no existe”, escribe Lederach.

Por eso en Palermo, no se trató de hacer cosas nuevas, sino más bien de hacer nuevas las cosas. Muchas veces pensamos que la creatividad se limita a hacer las cosas de manera distinta. Esta actitud no sería suficiente hoy frente a los desafíos que enfrentamos. La creatividad es una actitud que nos abre a la transformación, porque trasciende lo que hay y lo hace nuevo. El éxito que muchas empresas tienen hoy en día no es porque le ponen tecnología y transformación digital a sus negocios, sino porque su visión precede a los conocimientos que se necesitan para realizar la visión. Es decir, se dedican a la transformación de una realidad.

En este sentido, la creatividad es mucho más que aplicar nuevas metodologías a lo que ya existe; se trata de dejar que las soluciones y los conocimientos deriven de la misma imaginación. La creatividad enaltece a lo que somos y lo que hacemos, porque es expresión de nuestra esencia auténtica y originaria.

Por eso, creo que hoy los procesos de desarrollo de liderazgo, así como los acompañamientos de coaching, tienen que facilitar el descubrimiento del potencial creativo de líderes y equipos, transformando a los desafíos y límites que se encuentran en el camino, viéndolos como a una invitación y una oportunidad para el crecimiento, el cambio, y la creatividad.