Analistas

Que siga la fiesta

GUARDAR

Con ya más de la mitad del año en el retrovisor, pareciera ser un muy buen momento para recopilar las evidencias vistas y de esa forma hacer un juicio de valor sobre el comportamiento que hemos visto en los mercados mundiales este año. Lo cierto es que el 2014 ha demostrado ser un buen año para los activos mundiales, a pesar de todas las incertidumbres con las que iniciamos el año. Por ejemplo, siempre fue difícil tener un buen augurio sobre los precios de las acciones en EE.UU., pues el 2013 fue un año espectacular, y la evidencia muestra que los mercados tienden a corregir los excesos vistos en los años anteriores. El lector recordará que el Standard and Poor’s 500, el mercado “base” de EE.UU., pagó casi 30% el año pasado. Ese retorno tiene pocos precedentes históricos, pues el retorno promedio anual del Standard and Poor’s, desde el inicio de esta medición, se encuentra en 7,29%. 

Ahora, ¿qué viene de acá en adelante? Veo tres factores específicos que afectarán la situación de los mercados mundiales de acá a final de año:

1. La geopolítica: Los conflictos en Ucrania y el medio oriente, conflictos que por naturaleza continuarán siendo extremadamente fluidos, muy probablemente continuaran siendo el tema del día para los mercados financieros de acá a final de año. Por el lado de Ucrania, lo relevante serán las decisiones de Moscú. Si Moscú decide que la aventura expansionista debe ir mas allá de Crimea, pues entonces los mercados reaccionarán negativamente, pues la expectativa será que Occidente no tendrá opción diferente a intervenir militarmente en la zona. Si Moscú decide que no vale la pena testear la voluntad de Occidente, entonces los mercados continuarán en su senda alcista. En cuanto al conflicto en Palestina, solo una escalada impresionante en el conflicto generará volatilidad; el mercado entiende que este conflicto es milenario, y hay muy pocas probabilidades de que se arregle en el corto plazo.  

2. La política monetaria en el mundo desarrollado: La segunda parte del año será testigo de un evento de inmensa relevancia. Específicamente, quizás por primera vez en la historia, el Banco Central de Europa se convertirá en un agente más importante para los mercados financieros que la Fed. La Reserva Federal salvó al mundo de caer en una segunda gran depresión con sus políticas, pero su labor de “emergencia” está llegando a su fin, pues la economía de EE.UU. ya no está en cuidados intensivos, sino más bien en el pabellón de recuperación. Europa, sin embargo, no tendrá opción diferente en el futuro cercano a tomar decisiones de política que continúen ayudando a reducir el riesgo de deflación. Lo mismo sucederá en Japón. La segunda parte del año será testigo de las decisiones incrementales de política monetaria por parte del Banco Central de Japón.    

3. La situación económica en China: El futuro económico de China continuará siendo un evento de máxima relevancia para muchos países latinoamericanos, especialmente Chile y Perú. La buena noticia para el mundo es que los famosos indicadores de “alta frecuencia” están mostrando una tendencia favorable. Por ejemplo, el crecimiento del crédito se estabilizó a niveles cercanos al 14% año/año, una tasa de crecimiento que pareciera ser consistente con la velocidad de “crecimiento de crucero” de la economía de China, la cual yo estimo está alrededor del 7%. Que la economía de China crezca 7% año/año, cuando el PIB nominal de China ya casi alcanza los US$10 millardos, es una excelente noticia para el mundo, pues alrededor del 50% de este PIB se va en nueva inversión física en ese país. Claramente, la inversión física necesita de materias primas, y estas materias primas continuarán saliendo, en gran medida, de Latinoamérica. 

Mi visión sobre los mercados continúa siendo muy positiva, a pesar de todas las incertidumbres. Por el lado de las monedas de Latam, sigo viendo en real a $2,2 para fin de año, y continúo convencido de que el peso mexicano se va a apreciar hasta $12 para finales del 2014. La Bolsa de México avanzará hasta los 48.000 puntos, y el Bovespa de Brasil hasta los 60.000 puntos. El Standard and Poor’s avanzará hasta los 2,000 puntos, y el riesgo es que me quede corto. Mejor dicho, ¡que siga la fiesta!

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés