Analistas

Mi semana en Twitter

GUARDAR

La pasada fue una de las semanas más movidas que he tenido en mucho tiempo. La cosa política en Colombia sigue muy incierta, la Argentina de Mauricio Macri recibió un ataque especulativo violento por culpa del incremento de las tasas de interés que se ha comenzado a evidenciar en EE.UU., y el presidente Trump decidió salirse del acuerdo con el régimen iraní, evento que tuvo inmensas repercusiones en el mercado internacional del petróleo. Pero a pesar de todo el trabajo, siempre queda algo de tiempo para discutir cuestiones interesantes que se movieron por Twitter.

1. Llamó mucho la atención un trino que envió Humberto de la Calle el jueves de la semana pasada. El trino decía lo siguiente: “Desconocer el Acuerdo genera el riesgo de reciclar viejas desidias. Esta es una advertencia para Colombia: además del carácter jurídico de las obligaciones de respetar un pacto recordemos que la palabra está empeñada. ¡No podemos dar marcha atrás!”.

Después de leer el trino me puse a pensar si De la Calle quizás fuera un poco menos sesgado en su visión sobre el proceso con las Farc, él hubiera hecho la labor de incluir el nombre de alias “Jesús Santrich” en el trino, pues el hombre fue el que se puso a mandar cocaína a EE.UU. después de que terminó todo lo de La Habana. Pero no, para el candidato De la Calle, los malos del paseo somos los que exigimos que se haga respetar la institucionalidad, los que pedimos que exista castigo para las personas que deciden narcotraficar. El mundo al revés, dirían en Alemania.

2. El presidente Mauricio Macri es, considero yo, la persona más “de derecha” que ha podido elegir Argentina bajo la coyuntura actual, una que es bien complicada por el odio de clases que inoculó Cristina Kirchner durante el período anterior. Pero los comentaristas de la derecha en Argentina parecieran ser los mayores enemigos de la administración Macri.

Macri está tratando de llevar a cabo una tarea titánica de corregir los desbalances macroeconómicos del país en tiempo récord, y lo está haciendo al tiempo que batalla una oposición golpista (Socialismo del Siglo 21) que no busca nada diferente a incendiar el país. Pero, según algunos “el gradualismo de Macri es el culpable de la situación actual”. Mejor dicho, para estos críticos, el error de Macri fue que no llegó al gobierno desde el primer día a echar empleados públicos, evento que hubiera generado un caos inmenso. Extraña actitud…

3. “No habrá expropiaciones”, le dijo el candidato Gustavo Petro al Consejo Gremial. Exactamente lo mismo que le dijo Hugo Chávez a una audiencia en el Hotel Plaza de Nueva York a eso del 2001. Recuerdo que el difunto presidente venezolano entró al salón repleto de inversionistas y les dijo, “pero por qué me miran así, no soy el diablo, y no me voy a meter con sus negocios”. Avance unos años y no hay necesidad de decir mucho más al respecto.

El candidato Gustavo Petro fue durante los primeros años de la administración Chávez uno de los principales asesores del gobierno de la revolución bolivariana. El otrora representante Petro fue uno de los gestores del famoso “neopopulismo”, ideología que precedió la tragedia que ha demostrado ser el Socialismo del Siglo 21. Insisto, si después de todo esto los colombianos igual decidimos meternos en la aventura del populismo, del modelo “humano”, es porque nos merecemos toda nuestra miseria.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés