Analistas

El Meollo del asunto

GUARDAR

A diferencia de lo que piensan muchos, la justicia colombiana no es el mayor obstáculo para lograr que las Farc decida deponer las armas y abandonar el narcotráfico. En mi opinión, el mayor obstáculo es la justicia de EE.UU y la imposibilidad de que las drogas ilícitas sean legalizadas a nivel mundial en los próximos años, o por lo menos durante los próximos 10 años. 

Hace unas semanas participé en un evento en Bogotá organizado la Universidad de Miami y la Cámara de Comercio Colombo Americana. Decidí preguntarle al afamado profesor de política internacional de la Universidad de Miami, el Dr. Bruce Bagley, la siguiente pregunta: “Profesor Bagley, ve usted alguna posibilidad de que el presidente Obama expida un perdón ‘sabana’ (blanket pardon) para asegurarle a los jefes de las Farc que no los van a extraditar en un futuro?”

La respuesta de esa pregunta fue un rotundo NO. Y es que eso no le debería extrañar a absolutamente nadie. Se imaginan la “fiesta” que harían los Republicanos con Obama y los demócratas si el presidente se atreve a perdonar a estos criminales que “llenan de cocaína” a las calles de New York y que secuestran norteamericanos solo por ayudarle a Santos? ¿Sería lógico pensar que el partido demócrata está dispuesto a darse semejante pela para ayudar al presidente Santos en esta época preelectoral? La única razón por la cual podría ocurrir algo así, sería la intención de EE.UU de acelerar los tiempos del proceso de renovación de las relaciones con Cuba. Pero sinceramente, ni por esas lo veo factible, porque los riesgos políticos para los Demócratas son inmensos.

Decía el profesor Bagley que la administración Obama muy seguramente le está informando a la administración Santos, que para ayudarle al proceso, el ejecutivo de EE.UU podría hacerse el de las gafas en la expedición de los pedidos de extradición de los líderes de las Farc. Pero, nuevamente, de ahí a perdonar a los criminales de las Farc, hay mucho trecho.

Que me trae al problema de fondo. Hablando en hipotéticos, ¿qué sucedería si el próximo presidente de EE.UU es Marco Rubio? ¿Es lógico pensar que una eventual administración de Marco Rubio va a tener la misma visión sobre el proceso de la Habana comparado con la visión que tiene el presidente Obama? Por más dogmático que sea el analista, es imposible defender una tesis que implique que una hipotética administración Rubio tendría la misma visión que la administración Obama para con Colombia y la guerra contra las drogas. Yo sí considero que Obama, si viviera en un vacío, estaría dispuesto a “darse la pela” para ayudarle al presidente Santos en el proceso con las Farc. Mejor dicho, que el presidente Obama si estaría dispuesto a perdonar a los criminales de las Farc, entre otras cosas porque estoy convencido de que el presidente Obama no cree en la guerra contra las drogas. Pero el problema para la administración Santos es que presidente Obama no vive en un vacío.

No veo que exista opción diferente para lograr una culminación “exitosa” al proceso de la Habana diferente a la de abolir la extradición de nacionales. Exactamente, no veo opción diferente a la de cambiar la constitución de un país entero para asegurarle la impunidad a una decena de mafiosos asesinos. Efectivamente, quizás yo sí sea un “enemigo de la paz”, como argumentan muchos. Pero por lo menos soy uno que, a diferencia de los “cheerleaders” de la “paz”, ha analizado mucho las posibles aristas de todo lo que está en juego.
 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés