Analistas 21/09/2020

Empaques e insostenibilidad

Son muy cuestionados los empaques de lo que consumimos hoy en día a causa de la pandemia y un marketing digital sin muchas regulaciones comerciales. Estamos ante un e-commerce que parece ser poco consciente sobre el medio ambiente, y un consumidor que poco dimensiona tal alcance.

En definitiva, la crisis ha hecho que bastantes organizaciones suspendan algunas prácticas sostenibles, en especial las relacionadas con el reciclaje; ¿a quién que haya adquirido productos a domicilio durante la cuarentena, no le ha sorprendido la cantidad de plástico, icopor o cartón y otros elementos en exceso para evitar la propagación del virus?

Algunos de estos materiales preocupan por el tiempo que toman en degradarse, y otros porque a pesar de ser hechos de materiales sostenibles, les damos apenas un sólo uso. Una situación insostenible, que unida a la dificultad que tiene hoy el reciclaje porque no estamos separando adecuadamente mascarillas, guantes, recipientes de detergentes y desinfectantes de otros desechos, ha ocasionado que empecemos a preocuparnos por el tipo de empaques que hoy desafían la sostenibilidad del planeta.

No es un secreto que al ritmo que vamos para el año 2050 nuestros océanos tendrán más plástico que peces, y nuestro planeta será desbordado por la cantidad de basura; y aún no lo hemos dimensionado. El e-commerce que ha crecido tras la pandemia, ha traído consigo grandes soluciones, pero sin duda también, grandes dificultades para el medio ambiente. Un aspecto que hasta ahora pocos han empezado a tratar a través de regulaciones comerciales que pongan fin a las malas prácticas en este sentido.

En este absurdo pero real panorama es en el que las organizaciones responsables debemos empezar a actuar, sin esperar que el gobierno decrete medidas, pues estamos en una carrera contra el tiempo en la que todos somos responsables. Hoy estamos en manos del sector privado, algunas organizaciones y de los consumidores responsables.

Es de reconocer que el emprendimiento y las nuevas generaciones han sido actores importantes en el desarrollo e implementación de prácticas y proyectos sostenibles, como grato y sorprendente, que pequeños negocios estén más involucrados que grandes e importantes empresas con el desarrollo de empaques que rompen con la insostenibilidad.

Lo anterior lo hemos visto reflejado en arriesgadas marcas nacientes que surgieron en esta época de pandemia y apuestan a empaques diferentes buscando un mejor cuidado de océanos, dando ejemplo al sector empresarial, así como lo que viene ocurriendo con los empaques desechables de alimentos que combaten la deforestación, mediante productos 100% compostables.

Hoy vemos marcas de moda y accesorios que hacen uso de bolsas y empaques reciclados de otras marcas y de papel usado, sin impresiones de la marca, algunos con papel periódico como se hacía hace muchos años, siendo lo más importante un real aporte a la sostenibilidad del planeta que en últimas se ve reflejado en una mejor reputación de la marca que lo implementa.

Romper el empaque de la insostenibilidad es un paso que ya muchas marcas vienen planeando y desarrollando en nuestro país; nos falta mucho en términos de regulaciones, de perfeccionamiento y sobretodo de voluntad por parte de las grandes empresas pero es un cambio inminente que el consumidor está empezando a demandar. Quienes lo hagan bien tendrán una verdadera conexión con el nuevo consumidor y un aporte real en términos socio ambientales.