Desde los años 50 podemos identificar siete épocas que han marcado la historia del mercadeo como ciencia social, siendo el avance tecnológico el que sin duda ha provocado una rápida transición entre las últimas cuatro versiones.

La primera, denominada Marketing 1.0, se enfocó en el producto; existía una mayor demanda que oferta de bienes y servicios, etapa que se consolidó durante 25 años aproximadamente dando paso a la versión 2.0, época de mayor equilibrio entre la oferta y la demanda, y por tanto el enfoque del mercadeo se centraba más en el consumidor.

Un momento clave de mucha fundamentación mercadológica, alrededor de los años 70, dio origen a investigaciones y estudios sobre el mercado, de importantes conceptos como segmentación, retargeting, marketing relacional y político, entre otros, y una gran conceptualización sobre el mercadeo emocional, durante la cual surgieron grandes gurús del mercadeo.

Movimientos consumeristas generaron en gran parte la transición al Marketing 3.0, marcado por una oferta infinita gracias a la nueva ola tecnológica. Nuevos exponentes se preocuparon por traer el humanismo a esta ciencia. Mente, corazón y espíritu, valores corporativos y la introducción del concepto colaborativo empezaron a tomar fuerza, habiendo surgido nuevas herramientas digitales, complementando la labor de los mercadólogos que hasta entonces trabajaban bajo canales off line.

Las posibilidades para el consumidor se tornaron más amplias, y conceptos como competencia, globalización y tecnología adquirieron importancia, siendo esta fase del mercadeo en la que se encontraba nuestro país al comienzo de la pandemia. Tres épocas con un crecimiento evolutivo sostenido en el tiempo, suficiente para una ciencia social en desarrollo que hoy cuenta con toda la fundamentación para las etapas que le siguen.

Claramente, la aplicación de cada versión está condicionada al contexto de cada región, país y organización. En un mismo lugar, se pueden dar al tiempo dos o más versiones. Imaginemos un pueblo remoto en el que las redes son de segunda o tercera generación; son lugares que no tienen la misma capacidad de evolucionar a un marketing 4.0 por más que deseen hacerlo.

En este periodo se da un fenómeno que he mencionado en otros artículos: una brecha entre dos generaciones del marketing: mercadólogos y marketeros. Los primeros con una formación y concepción propia de esta ciencia social pero temerosos en algunos casos de los retos tecnológicos, y los segundos con una orientación más digital, grandes genios para el manejo de las herramientas tecnológicas pero que equivocadamente han ido reemplazando la labor de los primeros. Algunas organizaciones no comprenden que el mercadeo merece una formación tan seria como la de otras ciencias e incluso como la medicina y que no solo se limita al aspecto digital.

Con la evolución de las redes 4G y 5G también cambió la manera como se comporta el mercado. La pandemia llegó para acelerar este fenómeno habiéndose incorporado con fuerza el Martech (Tecnologías aplicadas al marketing) como: IA, geolocalización, personalización, chatbots, growth hacking, etc. que permiten una relación más cercana con el mercado.

El tema ha evolucionado tanto en los últimos años que la transición de una etapa a otra ha sido demasiado rápida e imperceptible. Ya no se habla de Mercadeo 7.0 sino de Next Marketing, una etapa futurista pero real, que sin duda traerá muchas herramientas que facilitarán la tarea de quienes estamos al frente del mercadeo estratégico en las organizaciones.