martes, 28 de marzo de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

A finales de 2016, la Agencia Latinoamericana para la Estabilidad Laboral (Alel) hizo un sondeo en diez países de habla hispana, incluido Colombia, en el que preguntaron qué tanto aumentaba el compromiso del empleado con la empresa si además de su salario recibía otros beneficios.

La respuesta fue que 77% de los encuestados dijo que esos estímulos ayudaban significativamente, porque, entre otras cosas, generaban que las personas sintieran que hacían las cosas bien y merecían premios para disfrutar con sus familias o para el crecimiento profesional. 

Paradójicamente, el grupo de 23% restante, que dijo que esos beneficios no intervenían, era porque tenía un contrato con organizaciones que no se habían interesado por nada más que pagar el sueldo. Además, manifestaron que sí estarían interesados en conocer esas experiencias. 

Hoy en día, las compañías se han concentrado en lanzarle a su nómina la posibilidad de manejar el tiempo en el que deben ir a la oficina, regalos como bonos de ropa o alimentación, créditos de muy bajas tasas de interés, días de descanso, pasar más días con sus familiares, intercambios en oficinas de la misma empresa, pero en otros países, entre otros programas. 

“No todas las compañías tienen la oportunidad de ofrecer altos rangos salariales a sus trabajadores, por lo que cada vez más adquieren mayor relevancia dentro de las empresas los llamados salarios emocionales. Estos beneficios pueden influir contundentemente en el momento de que el colaborador tenga que tomar la decisión de ingresar o quedarse dentro de una compañía”, dijo Carlos Roldán, manager de la división de recursos humanos de Michael Page. 

El experto agregó que en mercados desarrollados, y aún más cuando estos experimentan situaciones de desaceleración económica, “es usual la oferta de componentes diferentes al monetario, conocidos como modelos de compensación”.

Regresando al sondeo de Alel, además de encontrar que el entusiasmo de un empleado definitivamente se incentiva con regalos y bonificaciones que para él son sorpresa, la agencia también encontró que en América Latina las compañías con más de 10.000 empleados y que ofrecían un portafolio de estímulos, estos solo le equivalían a 5% de las utilidades anuales y en algunos casos hasta 15%. 

Esto traduce que a bajos costos también se puede premiar el buen oficio de los trabajadores. En su estudio, estas cifras no se encontraron en los cuadernos de gastos de las compañías sino en los libros donde quedan registradas las inversiones, porque los empresarios están entendiendo que cuidar el ánimo de sus funcionarios no es un derroche de recursos, sino todo lo contrario, es algo que requiere esfuerzo financiero. 

En Colombia, de acuerdo con la firma de reclutamiento Michael Page, la implementación de modelos de compensación depende mucho del tipo de compañía y del tamaño de negocio. 

Roldán añadió que “hasta ahora el empresario local y las marcas colombianas, están percibiendo los beneficios de adoptar los modelos de las grandes empresas para retener talento y mantener a los empleados motivados”. 

Por ejemplo, compañías como TigoUne ofrece desde ajustes en sus horarios, hasta las posibilidades de conocer las oficinas que tienen en otros países.  Pero una muy simbólica fue la de preocuparse por los horarios de llegada y salida del equipo. 

“Luego de analizar las necesidades de nuestros colaboradores, relacionadas con el tráfico de la ciudad, compartir tiempo en familia y propósitos personales, decidimos ofrecer  distintas opciones de horario para que nuestros empleados puedan elegir el que más les convenga, lo que les permite tener una mayor tranquilidad y control sobre su tiempo”, señaló Ricardo González, vicepresidente de Gente de TigoUne. Los expertos aseguran que los primeros pasos que deben dar los empleadores son estrategias como ponerse en los zapatos de los trabajadores para saber qué estrategias aplicar.

El teletrabajo como incentivo 

Algunas veces las personas saben que ciertas actividades que hicieron en su oficina las pudieron haber logrado de igual manera, y hasta mejor, desde la comodidad de su casa. Por eso, las empresas han presentado la opción de teletrabajar, en asocio con el Ministerio de Tecnologías de la Información. Los buenos resultados y el recibimiento de quienes laboran bajo esta modalidad ha llevado a la cartera de las TIC a ponerse la meta de que para 2018 haya 120.000 colombianos que estén ejerciendo sus puestos desde sus hogares a través de esta modalidad.

Las opiniones

Carlos Roldán 
Manager de recursos humanos de Michael Page 
“Hasta ahora el empresario local está percibiendo los beneficios de adoptar los modelos para retener talento y mantenerlos motivados”. 

Ricardo González 
Vicepresidente de Gente de TigoUne 
“Ofrecemos tasas preferenciales para créditos de vivienda y medicina prepagada como algunos de los valores agregados”. 

Alexandra Montealegre 
Coordindaora de estudios de Alel
“Falta mucha pedagogía para que las empresas se den cuenta de que los beneficios también ayudan al éxito de las compañías”.