.
Lo jóvenes en las oficinas
LABORAL

Los beneficios en el aprendizaje del por qué los jóvenes deben trabajar en la oficina

jueves, 23 de noviembre de 2023

El mayor beneficio de ir a la oficina es la desmitificación del éxito.

Foto: Expansión

Argumentan que indirectamente se está aprendiendo sobre las personas, sus jerarquías e irracionalidades, sus códigos no escritos

Reuters

Aparte de las citas, no hay mejor educación en relación al comportamiento humano.

En un entorno laboral de oficina, al menos británico, ¿qué miembro del personal recibiría el siguiente cumplido? "¡Ella se encarga de todo, de eso no hay duda!". O ¿qué tal éste, que podría ir acompañado de un saludo militar? "Estamos a las órdenes de este hombre".

No hablamos del jefe, de cuyo poder no se habla . No, el destinatario de uno de estos elogios será una recepcionista o una asistente ejecutiva. Cuando empecé a trabajar en una oficina hace una generación, este comportamiento me pareció acertado. Y lo era. Pero, con el tiempo, surgió algo más: la incomodidad de las personas con formación frente a los no licenciados. Los títulos son tan apreciados entre la clase profesional que suponemos que los que no los tienen necesitan sentirse cómodos con nosotros. El resultado es esta heroización de hombres y mujeres adultos con frases como "¡Nos has salvado la vida!"

Sin saberlo, estaba aprendiendo sobre las personas: sus jerarquías e irracionalidades, sus códigos no escritos. Podría citar otras razones por las que los jóvenes deberían ir a la oficina. Este año ha habido tres ocasiones en las que un directivo de empresa, todos de sectores distintos, me ha dicho que el personal más joven que trabaja desde casa está obstaculizando su carrera en la empresa, pero no se le puede informar de ello, por una cuestión de ley o de protocolo. Pero eso es para otra columna. Por ahora quiero centrarme en la capacidad que nos ofrece la oficina para socializar con la gente de una manera que no puede compararse a las familias, los campus y los círculos de amistad.

¿Qué más me enseñó la oficina?

Llevar traje y corbata cuando no es necesario es señal de bajo estatus, no de alto. Los hombres más solitarios del mundo están casados. Para establecer una relación de confianza con alguien, hay que menospreciar a una tercera persona en su presencia. La autocrítica es en casi todos los casos una señal de estatus superior. El indicio de alguien que ha sido objeto de acoso suele ser una habilidad social sublime más que la timidez. Si queremos poner nervioso a tu jefe, no tenemos más que recordarle una mala contratación, no un acto incompetente de su propia comisión directa. Les duele más.

Y la lección más útil de todas: el nivel medio de la competencia. Salvo en los sectores en los que el nivel mínimo se mantiene alto gracias a la regulación -por ejemplo, la medicina o la aviación-, el nivel de una profesión siempre es más bajo de lo que se cree desde fuera. Esto hay que inculcarlo a los jóvenes de entornos menos privilegiados, muchos de los cuales creen que todos los abogados son Earl Warren y todos los traders tienen una medalla Fields. La oficina les permite observar a sus colegas venirse abajo cuando están sometidos a una intensa presión, decir banalidades o simplemente vacilar. El mayor beneficio de ir a la oficina es la desmitificación del éxito. No puedes ver las debilidades de alguien a través de una reunión de Zoom.

En mi época anterior a Financial Times, un superior que había nacido en la cúspide de la vida pública entraba en mi despacho para darme posibles ideas y comentar la extensión de algunas columnas. Aunque era tierno, podía sentir la inseguridad bajo esa cara apariencia. El trabajo nunca me había parecido tan cercano.

Para un graduado, esos primeros años de vida en la oficina equivalen a un grado adicional, en antropología. Es la segunda mejor formación del mundo sobre la naturaleza humana. (La primera son las citas, donde el comportamiento que se puede observar es tan coherente, tan de reloj, que hace que un humanista de la Ilustración se replantee la libre elección).

Soy consciente de lo que van a decir. Janan, estás escribiendo esto en un sofá viendo el partido de Sudáfrica contra Nueva Zelanda en la Copa del Mundo de Cricket. Utilizas menos la tarjeta de acceso a la oficina que Elizabeth Holmes su pasaporte. Pero yo estaba allí a los veinte años, cuando importa, asimilándolo todo. Los pequeños detalles: si insinúas que no te gusta el atuendo de alguien, esa persona, por muy fuerte que sea su carácter, dejará de llevarlo, después de un orgulloso intervalo para demostrar que no le importa. Las cosas importantes: los romances entre mujeres mayores y hombres menores son más fáciles de mantener en secreto que a la inversa, ya que la gente no sospecha de ellos.

Para la generación que está por debajo de la mía, que ha podido perderse en realidades online casi desde que nació, tener una educación sobre las debilidades humanas de la vida real es tanto más valiosa. Pero el curso es presencial.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA