El mercado de la Inteligencia Artificial vale US$4.060 millones y para 2025 se multiplicaría hasta US$169.000 millones, según Allied Market Research.

Cronista - Buenos Aires

La automatización y las soluciones de inteligencia artificial están llegando, ahora también, a los puestos más altos en la pirámide organizacional. Así lo plantea un informe de la consultora especializada Gartner que estima que, dentro de cuatro años, 69% de las tareas diarias de un gerente general podrán ser reemplazadas por soluciones que se valen de inteligencia artificial para funcionar.

Las nuevas soluciones de IT ya no se centrarán en automatizar tareas manuales básicas, generalmente utilizando robots industriales para reemplazar tareas de obrero, sino que permitirán a los altos ejecutivos deshacerse de trabajos rutinarios para concentrarse 100% en el negocio.

“El rol del gerente se va a transformar completamente de acá a 2024. Hoy, una gran parte del día se les va en tareas manuales como llenar documentación, actualizando informes o aprobando planes de trabajo. La inteligencia artificial puede automatizar todas estas tareas y así podrán concentrarse en lo que realmente vale: alcanzar objetivos de negocio y mejorar su liderazgo”, cuenta Helen Poitevin, la VP de Research de Gartner en el mismo informe.

Ana Paola Testa, a cargo del área de Recruting del proveedor tecnológico Everis, enumera otras ventajas. “La automatización opera, esencialmente, sobre el tiempo y los costos de las empresas, sumado a que la inteligencia artificial da la posibilidad de aprender mientras opera, de procesar gran cantidad de información a una velocidad asombrosa y de realizar predicciones con cada vez mayor grado de certeza”, explica a El Cronista.

Para los altos ejecutivos implicará aprender nuevas competencias y rediseñar sus cargos. “Estos deberán alinearse al nuevo enfoque de liderazgo, con competencias y conocimientos necesarios para liderar un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo. Todo eso no implica un reemplazo del hombre por la tecnología sino encontrar la dimensión humana para sacar un mejor provecho”, definió Dolores Rico, gerente senior de Capital Humano de Deloitte.