.
ALTA GERENCIA Cómo lidiar con un jefe que sólo piensa en ascender
sábado, 28 de junio de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Se gana el calificativo de pelota una persona aduladora, que hace la rosca. La Real Academia de la Lengua tiene además otras once acepciones para definir este término. Entre ellas destaca la de “bala de piedra, plomo o hierro, con que se cargaban los arcabuces, mosquetes, cañones y otras armas de fuego”.

Sobrellevar a estos personajes que utilizan todo tipo de adulaciones para ganarse el favor de sus superiores con el objetivo de ascender a toda costa, supone un auténtico desafío para buena parte de los empleados: cada día acuden a su puesto de trabajo sabiendo que su jefe no ve más allá de lo que dice aquella persona que le supera en rango. Javier Martín de la Fuente, socio de Persona, explica que “tener un jefe que se preocupa más de su superior que de sus colaboradores sólo significa que sabe y tiene muy claro cuál es su objetivo personal y que, muy probablemente, eso le servirá para cumplir con los profesionales”.

Este experto advierte que este individuo no es idiota y que cuando se habla con él para demostrarle el impacto de su actitud y las ventajas que obtendría si cambiara, puede hacerlo: “La cuestión está en quién se lo dice, porque él será un pelota, pero en los equipos no suelen existir personas que manifiesten abiertamente lo que piensan. Por lo tanto, luego, a regañadientes, todos nos convertimos en pelotas por no arriesgarnos a hablar”.

Fernando Botella, CEO de Think&Action, dijo que “los resultados no los consiguen los genios, sino los equipos. Por eso estos jefes suelen terminar fuera de la empresa, porque los resultados no les acompañan”.

Los beneficios de este tipo de perfiles profesionales
Puede resultar paradójico y hasta imposible sacar algo positivo de un perfil de este tipo, pero Botella aprecia que “son profesionales muy orientados al corto plazo y al resultado inmediato y, por tanto, muy ejecutores. En un horizonte temporal inminente pueden tener un impacto positivo en el equipo pero, por lo general en el medio y largo no suelen aportar nada beneficioso”.