.
SALUD Pausas activas dejan de ser útiles si no identifica los músculos a ejercitar
viernes, 24 de enero de 2020

Expertos recomiendan hacer las pausas activas mínimo cada dos horas.

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

La vida laboral somete a las personas a altos niveles de estrés que pueden afectar su salud y bienestar, tanto emocional como físico; además de, en muchos de los casos, hacer que se mantenga en una misma posición por largos periodos, dependiendo la actividad que desempeña.

Tales comportamientos generan serias afectaciones en la salud pues desarrollan patologías musculares, problemas cardiacos y algunos desordenes, entre estos alimenticios provocados por factores como el estrés.

Sin embargo, al momento de realizar las pausas activas hay algunas cosas que no están claras y se deben tener en cuenta para que estas sean realmente efectivas. Lo primero es saber con certeza qué es lo que necesita su cuerpo activar; segundo ser consiente del espacio y tiempo del que dispone para hacer la actividad y; finalmente, contar con la asesoría de un experto para que haga bien los movimientos.

Si del espacio se trata, Joaquín Piña, profesional de salud ocupacional, afirma que no es necesario contar con mucho espacio de desplazamiento, pues, en la mayoría de los casos con movimientos de muñeca, estiramientos sencillos de cuerpo completo, cambios de postura, movimientos de cuello y cambios en el rango de visión para aumentar la profundidad de campo y oxigenar el ojo son suficientes para mejorar su salud.

Tenga en cuenta que, esos son ejercicios que funcionan si se mantiene la misma postura durante mucho tiempo; de tener movimientos repetitivos, es necesario que se identifiquen los músculos que mayor trabajo tienen para enfocar los ejercicios a estos de manera puntual.

LOS CONTRASTES

  • Joaquin Piña LabastidaProfesional en salud ocupacional

    “El cerebro está en su mayoría compuesto por agua, por lo que es muy importante mantenerse siempre hidratado, además de mantener una buena alimentación”.

  • Juan Alberto Castilla Prof. de Medicina de la U. Rosario

    “Los espacios pequeños hacen que la musculatura se fatigue más rápido porque hay mucha rigidez. Se recomienda cambiar de posición cada 90 minutos para oxigenar el cuerpo”.

En cuanto al tiempo, Juan Alberto Castilla, profesor de la escuela de medicina de la Universidad del Rosario recomienda hacerlas con mínimo dos horas de diferencia; sin embargo, Piña, aseguró que si el trabajo es todo el día en la misma posición y frente a un computador estas deben hacerse cada 90 minutos y deben durar entre 10 a 15 minutos para evitar afectaciones a músculos en la columna, el cuello, las manos y la vista.

Castilla, recomienda identificar, en primera instancia, cuales son los músculos que se mantienen en la misma posición siempre o aquellos que podrían resultar afectados al finalizar las actividades laborales, de este modo, las pausas activas podrán ser más efectivas.

Los expertos resaltan la importancia de tener respiración consiente durante la pausa activa dado que esto permite que los músculos y el cerebro se oxigenen; además de tener una buena postura durante la realización para evitar lesiones musculares que sería el peor escenario posible.