Conservar una buena postura, manejar el estrés para evitar enfermedades crónicas y tener buenas herramientas son algunas recomendaciones

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

El trabajo en casa no nació con la pandemia, en el mundo esta modalidad venía tomando cada vez más fuerza, gracias a las herramientas tecnológicas que se adecuaban y a la visión ecológica y austera de gastar menos. Sin embargo, cuando el virus empezó a tocar cada vez más países, el uso del trabajo en casa se volvió no solo importante, sino más bien indispensable e indiscutible.

Pero, ¿trabajo en casa no significa estar acostado en cama y en pijama todo el día?, la respuesta es no. Las labores y las jornadas se vuelven aún más desafiantes, por ello es importante que conozca por qué debe adecuar un espacio de trabajo eficiente en su casa, mantener una rutina y no volverse loco en el intento.

Lo primero a tener en cuenta es la alineación biomecánica del cuerpo, es decir, la postura. En este punto, la doctora en ciencias de la salud en el trabajo, Olga Beatriz Guzmán, recomienda que se debe lograr que todos los segmentos corporales mantengan el máximo confort posible guardando una relación de ángulos en lo posible de 90 grados en codos, cadera y rodillas y una posición erguida, cuello y muñecas en posición neutra.

Si estas condiciones no se cumplen, empiezan a desarrollarse los dolores en el cuerpo y las posibles enfermedades. Ingrid Puentes, coordinadora del Laboratorio de Movimiento Corporal Humano, afirma que los dolores muscoesqueléticos y el cansancio son los primeros síntomas en la evolución clínica de estos desórdenes que afectan tendones, ligamentos, nervios, huesos, entre otros.

“Es muy importante identificar la causa y generar estrategias de prevención primaria como por ejemplo realizar pausas durante la jornada para disminuir la carga en los tejidos, adecuar la disposición de elementos de trabajo, mejorar la postura y hacer ejercicio físico como herramienta de protección ante lesiones”, explicó Puentes.

Otra de las recomendaciones es tener las herramientas adecuadas y generando eficiencia en el trabajo remoto. La doctora Guzmán asegura que la silla debe estar estable, tener respaldo, ser de material transpirable, regulable en altura y cuando se requiera apoyo en los brazos, “La altura de la pantalla debe estar a nivel de la altura de los ojos, por eso si usa portátil se requiere un elevador de pantalla, además del uso de dispositivos externos como mouse y teclado, y la ubicación de elementos de mayor uso se debe tener en las zonas más cercanas sobre el escritorio o mesa de trabajo”, dijo.

LOS CONTRASTES

  • Ingrid PuentesCoordinadora del Laboratorio de Movimiento Corporal Humano

    “El cuerpo está diseñado para moverse, no para quedarse quieto por mucho tiempo, se debe tener una rutina en la que máximo cada dos horas se realice una pausa”.

  • Olga Beatriz GuzmánDoctora en ciencia de la Salud en el Trabajo

    “Se recomienda la realización de pausas activas, estiramientos, pausas visuales, alternar postura de pie y alimentarse saludablemente”.

Así, para evitar los posibles problemas a largo plazo como escoliosis, problemas de cadera, túnel del carpo, entre otros, expertos como Puentes recomiendan que lo más importante es sentarse sobre los glúteos y ubicar los muslos en la silla, sin sentarse en los bordes de la silla o sobre el sacro. Los pies apoyados sobre el piso o una superficie, no cruzar piernas, ni apoyar solo talones, y la espalda debe estar apoyada en el espaldar de la silla con ligera extensión. Para evitar los problemas de túnel del carpo, la experta también recomienda mantener los antebrazos apoyados en la mesa para el uso del teclado y mouse y las manos alineadas con los brazos sin hacer desviaciones.

Un problema inherente al trabajo, independientemente de si es en casa o en oficina, es el de la vista. Por ello, los expertos recomiendan mantener un espacio con buena iluminación y que no tenga reflejos sobre las pantallas.

Un punto importante es cuidar la salud y los entornos en los que se trabaja, por esta razón la Organización Mundial de la Salud advierte que en un espacio no apto se puede generar estrés que en últimas termina desarrollándose en enfermedades como gastritis, diabetes, cáncer, hipertensión, entre otras.

A continuación le presentamos cuatro de los problemas de salud más comunes del trabajo en casa y cómo puede hacer para remediarlos.

Afectaciones en la salud mental
La nueva realidad, los cambios sociales y económicos son factores que juegan en contra de la salud mental de las personas, específicamente de los que trabajan en casa. La falta de comunicación y el aislamiento de quienes estaban acostumbrados a convivir en estos espacios está poniendo un nuevo problema del que preocuparse, la salud mental. Para esto, Ana Milena Cruz, gerente médico de Aon Colombia, asegura que se debe mantener una comunicación cercana, mantener la rutina, realizar pausas activas y respiraciones conscientes y mantener un estilo de vida saludable.

Problemas en la ergonomía de los trabajadores
Tener un espacio adecuado para desarrollar las labores diarias es responsabilidad tanto del empleador, como del trabajador, en el caso de mantenerlo limpio, ordenado y en buenas condiciones. Según el Consejo Colombiano de Seguridad (CCS), hay tres elementos importantes: la silla, el computador y la superficie. En cuanto a la silla, la recomendación es que esta debe tener un tamaño de asiento y espaldar que cubra bien la cadera y ofrezca apoyo para la espalda; el computador debe estar ubicado de frente al trabajador; y en la superficie se sugiere que el teclado este sobre un escritorio.

Enfermedades crónicas asociadas al estrés
Los nuevos entornos de trabajo, la permanencia absoluta en casa ha desencadenado problemas de estrés, incluso, si el espacio laboral no es adecuado y además, es inseguro, los problemas pueden ser más graves. Según un documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés asociado al trabajo en entornos no saludables puede desencadenar enfermedades crónicas como enfermedad de la arteria coronaria, hipertensión, diabetes, cáncer, entre otras. Y, sugiere que a causa de esto las empresas deben incurrir en más costos que pueden llevar a la insostenibilidad.

Riesgos por uso inadecuado de herramientas
Uno de los problemas inherentes al realizar trabajo en casa es la falta de herramientas adecuadas para desempeñarse. Esto resulta relevante porque al no tenerlos podrían desencadenarse problemas como los eléctricos, que si bien no se considera un riesgo latente en el trabajo en casa, es importante que los empleadores den indicaciones mínimas sobre el tipo de peligros para que estos eviten hacer arreglos o instalaciones eléctricas sin el debido entrenamiento. Además, así como en la oficina se deberá tener cuidado y buen adecuamiento en el resto de áreas de la casa para evitar accidentes.