.
RESPONSABILIDAD SOCIAL Los empleados son protagonistas en los procesos de RSE
miércoles, 29 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

LR

La tragedia de los comunes sostiene que los bienes de libre acceso tienden a ser peor tratados que la propiedad privada, hasta el punto de agotarse.

Algo que nunca sucedería con una gestión responsable, eficiente y sostenible de los recursos. Este concepto se puede aplicar también al ámbito de los negocios, ya que si los empleados sienten como suya la compañía en la que trabajan se sentirán más responsables de su futuro.

Concretamente, en las grandes empresas, los empleados suelen preguntarse: ¿Cómo puedo contribuir al desarrollo de esta compañía? o ¿cómo puedo asumir más responsabilidad en una organización con miles de empleados?

Los directivos también se cuestionan algunas cosas: ¿Cómo puedo contratar a personas de todo tipo y que actúen al unísono siguiendo el interés de la empresa?

En una compañía con miles de empleados esta puede ser una pregunta clave y la respuesta sería: “Actúe como si no fuera un empleado, sino el dueño de la empresa”.

Las organizaciones no pueden promover esta cultura solo a través de filosofías de gestión. Convertir a los empleados en propietarios es un requisito fundamental, ya que la propiedad tiende un puente entre el rol de la persona como empleada y como propietaria. Está demostrado que con esta estrategia, los días de ausencia en la empresa se reducen y los empleados interactúan con los clientes desde una posición más confiada, lo que repercute en una mayor creatividad, innovación y por supuesto, competitividad.

Y es que en una sociedad cada vez más envejecida, los trabajadores cualificados son más escasos y la rotación entre empresas supone una pérdida sustancial para las organizaciones, ya que los empleados se llevan con ellos su conocimiento. Este cambio demográfico está teniendo un impacto muy negativo en la industria, ya que hay menos trabajadores técnicos jóvenes y es curioso, porque son precisamente estos perfiles los que las empresas, especialmente, las pymes necesitan desesperadamente.

Pero incrementar la motivación y la lealtad a la empresa no es el único argumento que debiéramos manejar para aumentar la participación de los empleados en las empresas para las que trabajan. La propiedad puede ser una buena inversión y una parte importante de los planes de jubilación, lo que aliviaría la presión sobre los planes públicos de pensiones y es esencial que los legisladores se den cuenta y adopten políticas que simplifiquen estos procesos.

Es cierto que la propiedad del empleado plantea algunas preguntas, ya que si la empresa quiebra, el empleado pierde su empleo y sus acciones en la compañía. Pero esta es una cuestión que puede controlarse con fondos de pensiones más seguros que cubren estos riesgos.

En general, la propiedad de los empleados tiene muchas ventajas. Aumentar los beneficios de la jubilación, proporcionar estabilidad en la planificación de las empresas, fortalecer la motivación de los empleados y fomentar la responsabilidad.

Esta cultura es muy valiosa si se establece de forma transversal en toda una compañía, pero son los directivos los que más deben predicar con el ejemplo, ya que la tenencia responsable supone sobre todo, la responsabilidad de ser un modelo a seguir.

Los beneficios de la propiedad participada
En el día a día se suele pasar por alto que la propiedad participada beneficia a una empresa más que cualquier otro tipo de propiedad de acciones. Esto se debe a que los empleados o colaboradores tienden a mantener su participación durante mucho más tiempo y están más interesados en el éxito a largo plazo de la compañía, ya que así aseguran su puesto de trabajo y su futuro.

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Automotor 02/08/2021 Grupo UMA donará dos motocicletas Boxer S a la fundación Make a Wish Colombia

El artista colombiano Jonathan Cortés se encargará de personalizar los vehículos para ser subastadas por la entidad sin ánimo de lucro

MÁS RESPONSABILIDAD SOCIAL