.
RESPONSABILIDAD SOCIAL Las metas 2020 de los planes sostenibles
miércoles, 1 de febrero de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Carlos Rodriguez Salcedo - crodriguez@larepublica.com.co

Empresas como Cemex, Bavaria, Unilever, P&G y hasta MasterCard se han planteado esa fecha como su hora cero para lograr objetivos que van desde disminuir su huella de carbono hasta fabricar envases totalmente reciclables. 

Por ejemplo, la cementera de origen mexicano quiere que para dentro de tres años ya se haya reducido en 35% la tasa de sustitución de combustibles alternos y lograr 25% de reducción de CO2 por tonelada de sus productos cementales, en comparación con la base de 1990, y que 100% del clínker que genera cuente con un monitoreo constante de las emisiones que produce. 

Además, la compañía también busca que para ese año ya haya impactado a cerca de 15 millones de personas con sus iniciativas sociales, acumuladas desde 1998. “El desarrollo sostenible para Cemex está enfocado en mejorar la vida de los colombianos en términos de habitabilidad. Es decir, nuestro objetivo es ayudar a la superación de la pobreza extrema a través de recursos que entregamos”, explicó Mariana Jaramillo, vicepresidenta de Asuntos Corporativos en Cemex para la región. 

Para eso, la compañía adelanta programas como Patrimonio, en la que ayuda a construir casas por medio de su red de ferreterías, y que ya ha impactado a 14.000 familias; o como Bloqueras Solidarias, en la que entregan máquinas para hacer bloques de concreto a personas en extrema pobreza y ayudarles a tener un hogar, en asocio con las autoridades.

Con un enfoque más centrado en su producción, la meta de P&G es que para 2020 ya haya eliminado todos los residuos de manufactura de su red de más de 100 plantas productivas a nivel mundial. Para esto, la idea es eliminar o reutilizar 650.000 toneladas métricas de residuos, lo que según la compañía es equivalente a 350.000 autos medianos que normalmente irían a parar a un relleno sanitario. 

Sin embargo, la firma no olvida su enfoque social. Su objetivo es que para dentro de tres años haya entregado 15.000 millones de litros de agua en todo el mundo. El cálculo de la compañía es que habrá ayudado a 50 millones de personas. 

P&G también trabaja contra el cambio climático y en 2015 actualizó su meta para reducir en 30% las emisiones totales de gases de efecto invernadero. Desde hace siete años, según informó en su último reporte, ya logró reducirlas 4%. 

Las empresas tecnológicas también son otras de las que le apuntan a 2020. La meta de Philips es que 70% de sus ingresos provenga de productos amigables con el medio ambiente y que 100% de sus operaciones provenga de electricidad renovable. Parte de la estrategia será mejorar su red de proveedores para cumplir con estos objetivos.

¿Por qué imponerse 2020 como su plazo final? Álvaro Urquijo, experto en responsabilidad social empresarial, aseguró que las compañías al fijarse unos plazos concretos empiezan a armar cronogramas para mostrar los resultados. “Los procesos de corto plazo en las empresas son de 10 a 20 años. Sobre todo en temas tan complejos como el impacto en sus cadenas de suministro”, explicó Urquijo.

El experto también recalcó que trazarse 2020 como una meta es una manera de tener un corte de cara a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que las Naciones Unidas trazó para 2030. Jaramillo coincidió que en el caso de Cemex el objetivo es ir a la par con las metas que para ese año se puso el Departamento Nacional de Planeación en Colombia apuntándole a los objetivos de 2030 de los ODS.

“En la agenda de desarrollo, después del 2015, de Naciones Unidas, Planeación Nacional puso unas metas a 2020 y a 2030, entonces nuestro objetivo en temas de responsabilidad social es alinearnos a esos objetivos”, agregó Jaramillo.

Parte de estos planes de sostenibilidad, según Urquijo, están centrados en reducir la huella de carbono, las emisiones de gases efecto invernadero y la incorporación de mejores prácticas en toda la cadena de producción, incluyendo la red de suministros. 

Unilever, por ejemplo, quiere publicar toda la paleta de materiales plásticos que utiliza en sus envases, para ayudar a una solución para su reciclaje, y también probará métodos para reutilizar los ‘sachets’. De manera más ambiciosa, para 2025, la compañía busca que todos los envases que produzca sean reutilizables. 

Por los lados de MasterCard, su meta es llegar a 500 millones de personas que carecen de acceso a servicios financieros, mientras que Postobón aportará para ese año $15.000 millones en especie a los deportistas que apoya con sus programas.

Por su parte, Bavaria busca reducir su huella de carbono en un 25%, por medio, por ejemplo, de la compra de neveras que usen gases refrigerantes, y quiere disminuir las emisiones de combustibles fósiles en la producción de cerveza.

Hay empresas que se trazan objetivos para 2025

Hay otras empresas que se trazaron sus planes de sostenibilidad para 2025. Por ejemplo, PepsiCo aunque busca que para 2020 su materia prima directa se genere de forma sostenible, su objetivo para 2025 es que al menos dos tercios de las bebidas que produce contengan 100 calorías o menos de azúcares añadidos por cada porción de 12 onzas. El Grupo Argos, para ese mismo año, busca reducir en 35% las emisiones específicas netas de CO2 de la actividad cementera que realiza su filial y reducir el consumo de agua en 30%.

Las opiniones

Álvaro Urquijo
Experto en RSE

“Los procesos de corto plazo en las empresas son de 10 a 20 años. Sobre todo en temas tan complejos como el impacto en sus cadenas”.

Mariana Jaramillo
Vicepresidenta de asuntos corporativos de Cemex

“Nuestro objetivo en Cemex es ayudar a la superación de la pobreza extrema en Colombia a través de recursos que entregamos”.

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Industria 28/07/2021 Juan Pablo Socarrás vinculó a más de 67 mujeres en su nueva colección 'Magdalena'

El diseñador colombiano también usó textiles realizados con PET reciclado y destacó que la meta es hacer de los desechos lujo

MÁS RESPONSABILIDAD SOCIAL