.
RESPONSABILIDAD SOCIAL La Fundación Razas Únicas alberga a 127 caninos que han sido rescatados
miércoles, 14 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

Moisés no fue rescatado de las aguas, lo fue del basurero. Él es un perro de raza cualquiera, que como muchos de sus congéneres fue abandonado a su suerte; y un buen día, ya hace casi cuatro meses, se apareció en el camino de Carolina Reyes cuya sensibilidad por los animales la ha llevado, inclusive, a chocar con su familia.

A pesar de esto, Carolina ha rescatado de las calles a cerca de 15 caninos en el último año. Y es que para ella el hecho de caminar en cuatro patas, o como en el caso de Moisés de arrastrarse con ayuda de sus patas delanteras (fue arrollado atropellado) no hace que los perros tengan menos derechos que un ser humano.

Lo cierto es que los pasos a favor de los animales ya los están dando organizaciones como la Fundación Razas Únicas que dirige Sebastián Convarisa, un administrador de empresa de 28 años de edad que rescata, rehabilita y da en adopción, además buscar generar conciencia acerca de la importancia de no maltratar a ningún ser vivo.

En la actualidad esta ONG de 3.500 metros cuadrados, ubicada en Chía (Cundinamarca) y que se consolidó hace un año y cuatro meses responde por el bienestar de 127 caninos, aunque en la cuanta de sus pacientes han pasado ya 200 caninos. Este trabajo es apoyado por cerca de 300 voluntarios quienes con donaciones en especie o en dinero colaboran con la manutención y los cuidados de estos animales.

Si de problemas y patologías se trata Sebastián habla de casos que van desde pulgas y mutilaciones, pasando por el maltrato por falta de cariño o por tener lugares no adecuados, hasta llegar a atrocidades como el abuso sexual de animales por parte de humanos. Todos estos frentes son los que desde esta ONG se trabaja para aliviar en algo la vida de estos animales que hace parte de 25.000 que deambulan por Bogotá, aunque estas estadísticas no son muy precisas pues las cifras no son claras.

“No todos los animales los recojo yo, hay muchas personas externos a la fundación que acogen a los perros de manera momentánea, por falta de espacio, y luego los llevan a ONG”, dice Sebastián para quien mantener un animal con los cuidados adecuados alcanza un costo de $180.000 mensuales, por cada uno.

Y para quien no cree que los héroes existen, los animales tienen a su favor a Batman. Sí Batman Carmargo Salcedo de 23 años de edad y es estudiante de ingeniería de alimentos además de ser el vocero del comité promotor el referendo derogatorio del artículo 7 de ley 84 de 1989 (antitaurino) con el cual se abren las puertas para que animales como toros, gallos, perros, etc, puedan ser maltratados.

¿Por qué hacer estos esfuerzos económicos y de destinar tiempo, cuál es la retribución? En esta respuesta coinciden Carolina, Sebastián y Batman: “por la alegría ver un animal que sin esperar nada te da todo, te recibe con alegría”. “Ver la recuperación y con el tiempo saber que sigue están bien, en buenas manos, eso es grande”, dicen.

Por ahora la lucha está en buscar firmas para una ley que sí proteja a los animales.

Marco legal: Ley de protección animal
El panorama legal hoy (art. 7 de la ley 84) -según Batman- permite que las personas si así lo quieren torturen animales, por lo que lo que se quiere con el referendo derogatorio es que ese artículo se elimine por completo y así evitar que los espectáculos en los que se usan animales no se puedan realizar en el país. “Hoy en las calles están 300 voluntarios recogiendo firmas para avalar al comité promotor, en este caso requerimos de 250.000 rúbricas, de ahí pasamos a los 2 millones de firmas que deben ir al Senado y así poder convocar a los ciudadanos a votar a favor o en contra de esta iniciativa ciudadana. En este caso, necesitamos que a las urnas acuda 8 millones 300.000 personas”, dice el activista.

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Industria 28/07/2021 Juan Pablo Socarrás vinculó a más de 67 mujeres en su nueva colección 'Magdalena'

El diseñador colombiano también usó textiles realizados con PET reciclado y destacó que la meta es hacer de los desechos lujo

MÁS RESPONSABILIDAD SOCIAL