.
RESPONSABILIDAD SOCIAL Grupo Argos, Ecopetrol, Pacific y Drummond preservan flora y fauna
miércoles, 4 de noviembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Sergio Rodríguez - srodriguez@larepublica.com.co

Las autoridades ambientales se han puesto como objetivo la preservación de las zonas donde la fauna y flora encuentra su hábitat. En este trabajo, empresas como Grupo Argos, Ecopetrol, Pacific Exploration & Production y Drummond han puesto un grano de arena para ayudar a la conservación de las especies, dándoles el lugar propicio para garantizar su preservación y ayudar de esta manera a reducir los delitos de su tráfico o destrucción. 

Grupo Argos lideró en 2014 inversiones por cerca de $5.650 millones para iniciativas en términos de cultura, proyectos sociales y ecológicos. En este último aspecto, la firma antioqueña le dio $830 millones al Jardín Botánico de Medellín para la remodelación de espacios, investigación, conservación y promoción de la flora nativa. 

Dos de las empresas que hacen parte de la matriz del grupo, Situm y Sator, lideraron el año pasado iniciativas más específicas en este sentido. De un lado, Situm invirtió $74 millones en la construcción de un vivero ornamental y forestal. Asimismo, Sator reforestó 45 hectáreas en las que se encontraban además especies nativas. 

En el informe de responsabilidad social de la empresa sobre lo hecho en 2014, la compañía confirmó que uno de sus pilares estuvo en el desarrollo ambiental sostenible del país. La compañía informó que “se resalta que durante 2014 la organización se adhirió al CEO Water Mandate de las Naciones Unidas, para profundizar su compromiso con la conservación del agua, y firmó un acuerdo con ONU-Hábitat para promover la implementación de la Nueva Agenda Urbana Mundial”.

Ecopetrol, de otro lado, informó hace un par de meses sobre la entrega de 160 hectáreas para la protección de fuentes hídricas. El proyecto, que se llevó a cabo en el municipio de Páez, en  Boyacá, fue liderado además por la Corporación Autónoma Regional del departamento. La iniciativa buscaba cuidar una zona productora de agua, en la que además se capta gran cantidad de emisiones de CO2. Con el plan además se logran preservar algunas de las especias más representativas del lugar. 

Para la especialista en derecho ambiental de la Universidad del Rosario, Gloria Amparo Rodríguez, aunque es rescatable lo que estas empresas logran hacer en términos de protección de fauna y flora, muchas veces no parece ser lo suficiente, ni lo necesario. “Acá lo que se necesita es una relación de transparencia, entre lo que las empresas se benefician por la explotación de un terreno y la forma como lo están compensando. Muchas veces no es proporcional”. 

Otra de las petroleras que se ha preocupado por este aspecto en el país es Pacific Exploration & Production. La firma entregó este año 623 hectáreas en inmediaciones de Puerto Gaitán. La empresa lidera desde hace algún tiempo el programa Vivero de Campo Rubiales, que busca la preservación de los terrenos intervenidos por cuenta de las exploraciones de petróleo. 

Vivero de Campo Rubiales produjo 25.000 especies en 2014, cantidad suficiente para reforestar unas 50 hectáreas. Este proyecto, además de ayudar al medio ambiente, ha logrado generar cerca de 23 puestos permanentes. Sobre este punto, Cecilia López, exministra de Medio Ambiente, señaló que si bien las empresas encabezan proyectos importantes para mitigar un poco el golpe de las operaciones que lideran, es necesario que el Estado fije políticas públicas más fuertes sobre lo que deben hacer las compañías. “Acá no se trata de que las empresas reemplacen el deber del Gobierno Nacional para salvaguardar la flora y la fauna, se trata de instaurar medidas claras para que las compañías acaten y lleven a cabo en sus proyectos”.

Finalmente, la estadounidense Drummond viene liderando varios planes ambientales en Colombia. La compañía experta en la explotación y procesamiento de carbón recibió en 2013 duras sanciones por parte del Gobierno Nacional, tras conocerse sobre un vertimiento de carbón de manera ilegal. Las operaciones llevaron a la suspensión de operaciones en Santa Marta.

Actualmente, Drummond ha reportado la conservación de especies animales en los terrenos donde lleva a cabo operaciones. La empresa informó recientemente que ha salvaguardado 360 animales entre los que se cuentan serpientes, monos colorados, monos cariblanca y tigrillos. La compañía ha confirmado que tiene un equipo de ambientalistas especializados que capturan y reubican en el hábitat más propicio a los animales que se encuentran en las zonas de exploración que lidera la empresa. Esta iniciativa está contemplada en un proyecto social donde Drummond ha invertido $3.200 millones para poblaciones en su zona de influencia.

Nutresa hace su aporte en Medellín
En 2013 la compañía líder en alimentos en Colombia, Nutresa, donó de la mano de Colcafé un predio dentro del Pacto por los Bosques de Antioquia para la conservación en el Municipio de Jardín. La iniciativa buscó en su momento fomentar la conservación de la flora del lugar; además de promover la investigación y la educación sobre el cuidado de las especies que habitan esta parte de Antioquia. En este predio han sido encontradas varias especies de magnoliáceas, uno de los grupos de plantas con flores más primitivos del mundo; de las cuales, la mayoría están amenazadas de extinción. 

Las Opiniones

Cecilia López
Exministra de ambiente

“No se trata de que las empresas reemplacen lo que el Gobierno Nacional debería hacer. Hay que fijar parámetros para que las empresas sean responsables”.

Gloria Amparo Rodríguez
Directora derecho ambiental U. Rosario
“Se rescata lo que hacen las empresas privadas, pero así mismo deben ser claras con el daño que hacen y la reparación que deben liderar”.