.
RESPONSABILIDAD SOCIAL Derechos Humanos para empresas
miércoles, 26 de febrero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

En los últimos cinco años, los derechos humanos han dejado de ser un tema de ONGs y defensores de derechos humanos. Ahora son importantes también en el gerenciamiento de empresas.

Vincular a la empresa a temas de derechos humanos, la empodera; se anticipa y evita problemas jurídicos y gastos innecesarios. Es un tema que abre una ventana de relacionamiento interno y externo, que rendirá frutos a los inversionistas, puesto que al darle estabilidad y buen nombre, la hará más rentable y dará mayor valor al activo.

De acuerdo con la normatividad colombiana, los principios del Pacto Global de las Naciones Unidas, y los principios rectores sobre empresas y derechos humanos de John Ruggie, las empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales reconocidos universalmente, dentro de su ámbito de influencia; deben asegurarse de no ser, así sea involuntariamente, cómplices de su vulneración.

Varias han sido las empresas que después de escándalos derivados de vulneraciones a los derechos humanos han tenido caídas importantes en sus acciones, generando una pérdida importante en sus ingresos y afectando la reputación de la empresa, motivo por el que han debido gastar grandes sumas de dinero en campañas publicitarias para recuperar la reputación manchada y la fidelidad de sus inversionistas, lo que de todas maneras no garantiza que logren limpiar completamente su imagen.

Bajo esta línea es vital que, tanto las empresas colombianas como las extranjeras que quieran entrar al mercado colombiano, realicen la debida diligencia en materia de derechos humanos.

La debida diligencia consiste en un proceso exhaustivo y proactivo que debe realizar la empresa. Le permita identificar los riesgos e impactos potenciales y actuales que puede tener en los derechos humanos resultado de su operación, respecto de sus trabajadores o en las comunidades que se encuentran bajo su zona de influencia, por efecto de su operación y/o actividad.

De acuerdo con los Principios Rectores de las Naciones Unidas, existen cuatro elementos que debe contener el proceso de debida diligencia en derechos humanos: i) Identificar y evaluar impactos potenciales y actuales en los derechos humanos; ii) Integrar y actuar sobre los resultados de la evaluación; iii) Seguimiento y monitoreo de la implementación de medidas de prevención y mitigación de los impactos; y iv) Comunicar y reportar sobre la prevención y mitigación del impacto.

Se recomienda a las empresas capacitar a su personal y todos aquellos que hacen parte de su cadena de abastecimientos, proveyéndolos con las herramientas suficientes y necesarias para conocer qué son los derechos humanos, cómo aplicarlos en el trabajo diario y cómo evitar vulneraciones. Y, adicionalmente, cómo prevenir ser cómplices directos o indirectos en la violación a dichos derechos.

Las empresas deben ser prudentes, estratégicas y comprometidas al tratarse del respeto y promoción de los derechos humanos, lo cual ayudará a minimizar algunos riesgos potenciales que las afectan, como lo pueden ser los financieros, el acceso restringido a capitales, los bloqueos, estancamiento de operaciones, el daño reputacional, los derivados de la asociación derivada de los contratos que tenga la empresa con sus proveedores y contratistas, y los constantes litigios.

El éxito de una empresa que respeta y promociona los derechos humanos trae como consecuencia el éxito de la sociedad.

Trabajo de Estado, empresa y comunidad
Para el Centro Internacional de Pensamiento e Investigación en Derecho (Cipid), las empresas deben realizar de forma tripartita un diagnóstico interno de debida diligencia para identificar riesgos e impactos potenciales a los derechos humanos. Es decir, con la colaboración y el trabajo en equipo de la empresa, las comunidades y el Estado para evitar, suplir y reemplazar el rol que este tiene en la materia, y definir las responsabilidades y límites de cada una de las partes.