Las personas pueden donar su tiempo o sus habilidades a estos programas que ayudan comunidades vulnerables o al medio ambiente

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

En el país existen diferentes organizaciones y fundaciones que apoyan a comunidades vulnerables, así como animales abandonados o que buscan mitigar los daños a los ecosistemas.

Si bien todos cuentan con personas que trabajan de manera permanente en estas iniciativas, también incluyen programas de voluntariado en los que tanto empresas como personas naturales pueden participar algunos días a la semana o en ciertas jornadas específicas.

María Paula Neira, directora y cofundadora de la Fundación Caminos Conectando Sueños, destacó que donar el tiempo y las habilidades mediante voluntariados de fundaciones no solo aporta a mejorar las condiciones de la comunidad o del entorno en las que estas organizaciones trabajan, sino que también generan crecimiento personal.

“Los voluntarios cambian sus perspectivas de la sociedad al entrar en contacto con otras comunidades. También entienden que hay cosas más importantes que los bienes materiales y que cuando se dan, reciben más”, dijo.

Entre los beneficios personales de hacer un voluntariado, está que quienes se suman a estos programas conocen personas nuevas con intereses similares y adquieren nuevas experiencias y puntos de vista.

LOS CONTRASTES

  • María Paula Neira Cofundadora Caminos Conectando Sueños

    “Aunque los voluntarios no reciben un pago, deben comprometerse con la tarea que se les asigne. Es una manera de crecer como persona y de aportar a la sociedad”.

  • Diego RodríguezPropietario de Peludos por una Vida Digna

    “Uno de los principales beneficios de ayudar a los animales de la calle es que se aprende de su manejo y su cuidado. Además, se le da amor y bienestar a un ser que lo necesita”.

En estos espacios también pueden descubrir competencias que no sabían que tenían, así como nuevos intereses.

En muchas ocasiones, participar en las labores de estas fundaciones implican salir de la zona de confort y dejar huella en las poblaciones objetivo, lo que también conduce a un mayor crecimiento personal.

Diego Rodríguez, propietario de Peludos por una vida digna, resaltó que entre los beneficios de ayudar en estos refugios está que las personas aprenden del cuidado y manejo de los animales, lo que pueden aplicar con sus mascotas.

Por otro lado, ser voluntario ayuda a enriquecer la hoja de vida, pues cuenta como una experiencia que puede estar relacionada con la carrera profesional.

Además, tanto las empresas como las universidades pueden considerar este trabajo como positivo y diferenciador en un candidato a un trabajo o a ingresar a un posgrado, pues demuestra empatía y trabajo en equipo.

Recuperación de los Cerros
La Fundación Cerros de Bogotá, que inició para que desde la sociedad civil se apropiaran y cuidaran la reserva de los cerros orientales, busca promover la educación ambiental para el ciudadano urbano por medio del voluntariado. Actualmente cuentan con el programa ‘Miércoles de Montaña’, en el que ciudadanos, organizaciones y empresas pueden aportar a la recuperación de esta zona por medio de siembras y limpieza. Los interesados se pueden inscribir en el sitio web de la organización.

Ayuda a niños vulnerables
La Fundación Caminos Conectando Sueños trabaja con niños de comunidades vulnerables en tres líneas de trabajo, que son proyecto de vida, educación y recreación. En la primera, las actividades están orientadas a los valores y principios, mientras que en la segunda línea realizan acompañamiento de tareas académicas. En la tercera, se realizan actividades lúdicas y deportivas. Los voluntarios en esta fundación apoyan en estas tres líneas o también pueden donar su tiempo en actividades administrativas.

Rescate de perros y gatos
Peludos por una vida digna es un refugio que rescata perros y gatos de la calle, de los que alberga más de 120. Cuenta con diferentes programas de voluntarios. Uno es el constructor, que consiste en reorganizar el refugio y en construir casas y juegos con materiales reciclables para los animales. También cuentan con el programa de recreador, que consiste en ir al refugio y jugar con los animales, y con el programa de adopción, que es en el que los voluntarios se encargan de buscarles familias.

Apoyo a niños con cáncer
Sol en los Andes es una fundación que brinda apoyo en Bogotá a los niños diagnosticados con cáncer, especialmente a los que provienen de regiones vulnerables en el país, a quienes les ofrece un hogar con buenas condiciones durante su tratamiento. Cuentan con programas de voluntariado en las que los interesados en donar su tiempo pueden compartir actividades con los niños, como leer cuentos y ver películas. También pueden participar en el programa de reciclaje de tapas de envases pet.

Atención a niños enfermos
La Fundación Salud Taller brinda servicios de casa hogar a niños de escasos recursos con enfermedades catastróficas o crónicas de alto costo que llegan a Bogotá con un acudiente para recibir tratamiento. La organización les mejora la calidad de vida y les brinda espacios de bienestar mientras reciben tratamiento. Cuentan con programas de voluntariado en el que los interesados realizan actividades recreativas y lúdicas con los niños y sus acudientes. También tienen espacios para practicantes.

Lucha contra el hambre
El Banco de Alimentos de Bogotá recibe tanto alimentos como productos de aseo para llevarlos a organizaciones sin ánimo de lucro que atienden a población vulnerable. En su programa de voluntarios pueden participar personas naturales, empleados, estudiantes y pensionados. También forman colaboraciones con empresas. Estas personas donan su tiempo recibiendo las donaciones, verificando los productos, seleccionándolos y empacándolos y armando mercados para los beneficiarios.

Construcción de casas
Techo es una organización que, mediante la colaboración de los habitantes de las comunidades en las que trabajan y de voluntarios, construyen asentamientos. Los voluntarios participan en jornadas de levantamiento de información en el asentamiento, de planeación comunitaria y de mejoramiento del hábitat y construcciones de viviendas de emergencia. Realizan campañas de generación de conciencia sobre las problemáticas de los asentamientos informales en universidades y colegios.

Voluntariado con Fides
La Fundación para la Investigación y el Desarrollo de la Educación Especial (Fides) es una entidad privada sin ánimo de lucro para ayudar a las personas con discapacidad cognitiva. Cuentan con voluntariados en las Olimpiadas Fides, en el que pueden participar personas de cualquier edad, estrato o nacionalidad. Los interesados en ayudar pueden participar como técnicos en la parte deportiva, soporte logístico, acompañante de las delegaciones, coordinador de alojamientos y apoyo en la alimentación.

Conservación de ecosistemas
Con el propósito de conservar los ecosistemas y contribuir con la disminución del impacto ambiental, se creó la Fundación Red de Árboles, que ha plantado más de 50.000 árboles nativos en diferentes lugares del país desde su creación en 2015. Los voluntarios, que se inscriben a través del sitio web de la fundación, participan en las jornadas de plantación, que son de mínimo 500 árboles donados; reciben talleres y actividades sobre temas relacionados y obtienen certificados de acción voluntaria.

Cuidado de humedales
La Fundación Humedales Bogotá se dedica desde 2011 a rescatar las riquezas e importancia de los humedales bogotanos y a poner en evidencia sus constantes amenazas. Los voluntarios de esta organización ofrecen su tiempo participando en las diferentes actividades que se organizan. Entre estos están las jornadas de siembra de árboles, los talleres ambientales, las caminatas ecológicas y los festivales que promueven el cuidado de estos ecosistemas y de las aves que los habitan.