La República Más

Romper la rutina, satisfacer necesidades básicas y hacer realidad los deseos de solidaridad son algunos de los beneficios de los concursos

LR

Cómo pasar por alto la ilusión y la emoción que embarga cuando se participa en un sorteo, se imagina qué se hará con el premio, se planea y hasta se distribuye; antes de la pandemia la expectativa del premio se orientaba hacia gustos, lujos o vacaciones, hoy estas oportunidades son percibidas con la expectativa de satisfacer necesidades básicas a causa de la desaceleración de la economía generada por el covid-19. Precisamente eso fue algo que detectó Colgate Palmolive con su campaña ‘Sigue sonriendo con Colgate'.

A la pregunta, ¿qué vas a hacer con tu premio?, muchos de los concursantes y ganadores respondieron destinando la posible recompensa a la compra de mercados, acceder a algún servicio médico particular, saldar deudas o atender el pago de obligaciones y ayudar a sus familiares o amigos cercanos a suplir necesidades que les ha dejado la crisis, mostrando así esa solidaridad que caracteriza a los colombianos y que hoy mueve las fibras de los ciudadanos, el gobierno y las empresas para contribuir a minimizar los impactos sociales de la pandemia.

“No es extraño que los concursantes compartan sus premios o que sean estos (sobre todo cuando son premios económicos) ayudas para saldar pendientes, la sorpresa que nos llevamos fue la proporción de personas que respondía al anhelo de poder atender necesidades básicas. Incluso anhelando premios en especie para venderlos y poder abastecer sus propias alacenas y las de sus familias”, destaca Humberto Visbal, VP de asuntos legales y externos de Colgate Palmolive, región Andina.

Éste es el caso de Martha Tovar, ganadora de uno de los bonos en efectivo que ha entregado la campaña, “con lo que gané compré adicional cuatro mercados, con ellos pude ayudar en las casas de mis hermanos/primos. Sigo concursando porque quiero ganarme el carro y si logro hacerlo lo vendo y destino la plata no sólo a ayudar a mis familiares sino a poder ayudar a tantos opitas que están pasando una dura situación”.

Es así como las grandes marcas han detectado este cambio en la psicología del consumidor y con agrado, encuentran en ello una oportunidad adicional para apoyar a sus clientes fieles en medio de la crisis, brindando más que un producto, razones para ver diferente las dificultades. Compañías como Colgate Palmolive adelantan campañas que buscan inspirar a los colombianos a vivir la nueva normalidad desde el optimismo, capacidad que transforma la realidad e impulsa a seguir adelante.

“Nuestros concursos hoy son para nuestros consumidores motivo para seguir sonriendo, pues son recibidos como alivios en medio de la crisis y benefician a muchas familias al tiempo. De forma directa ya hemos realizado nuestro aporte como compañía, con ayudas y donaciones que superan el millón de dólares, pero descubrir esto nos motiva a seguir generando más y nuevas oportunidades para que nuestro consumidor colombiano siempre sienta que estaremos allí para ayudarlo y darle razones de optimismo entre las adversidades. Como compañía preparamos nuevas alianzas y apoyos en esta dura época” anuncia Visbal.

La dinámica comercial de las marcas en el actual contexto toma un enfoque social que no sólo beneficia con tangibles a algunos, sino que hoy acompaña el día a día de muchos, rompiendo la rutina y convocando a la familia con un sentido más profundo.