.
EDITORIAL

Un fin de año marcado por el consumo responsable

lunes, 14 de diciembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Indicadores macro no son los mejores y emergen como alertas naranja de lo que puede suceder entre enero y marzo

A solo una quincena de terminar el año y mirando las condiciones económicas del agridulce cierre de este 2015, no queda un consejo diferente -en términos de economía de bolsillo- que animar a que se haga un consumo responsable. Los indicadores macro o los llamados fundamentales no son los mejores y emergen como alertas naranja de lo que puede suceder entre el próximo enero y marzo: la inflación al terminar el año estará alrededor de 6,6%; el precio del barril de petróleo WTI (que es el que nos importa) bajará de los US$40; el dólar bailará entre cifras históricas de $3.300; el desempleo con tendencia a subir coqueteará con los dos dígitos y el crecimiento de la economía registrará una cifra de alrededor de 3%, mala para el país, pero buena si se compara con el entorno regional y en las economías emergentes.

Pero es el costo del dinero al que hay que ponerle mucho cuidado. Las tasas están subiendo como una forma efectiva de hacerle frente a la creciente inflación. La tasa de interés que el Banco de la República le cobra a los bancos ya está en 5,5% y seguramente en dos o tres reuniones del Emisor puede superar 6%. La tasa de usura que se impone cada tres meses como una manera de ponerle un tope a los préstamos está muy cerca de 30%, una cifra bastante alta que es la que utilizan las tarjetas de crédito para cobrar los consumos a diferido. Pagar cualquier consumo con tarjeta de crédito, más si es una compra por internet o en el exterior, sale muy costoso dadas las tasas vigentes. Es cierto que diciembre es diciembre y que los regalos de fin de año o las vacaciones no se pueden aplazar, pero no sobra llamar a la cordura porque el primer trimestre del año nuevo llega con la acostumbrada cuesta de enero que representan los gastos educativos.

Hay muchos sectores económicos a los que les va bastante bien. Por ejemplo, las exportaciones que están produciendo en pesos y vendiendo en dólares, esa situación no siempre va a ser así y llegará un tiempo de estabilización de la moneda, por lo tanto la creación de fondos y de inversiones diversificadas es el mejor consejo. Los cafeteros, bananeros y floricultores están viviendo los días más gloriosos de su historia con una tasa de devaluación del peso cercana a 40%. Esas vacas gordas hay que identificarlas, para ahorrar o invertir. Otro sector que también pasa por un buen momento es la producción nacional de alimentos, las materias primas, el turismo y uno que otro textil. Dada la tasa de cambio tan mala para hacer compras en el exterior, los productos nacionales recobran importancia. El consumo de lo nacional y la sustitución de importaciones -no precisamente como una política pública bien diseñada, sino por factores del mercado- gana terreno en la economía. Es un momento de mucho control en el gasto y revisión con lupa de los consumos en dólares.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 27/05/2024 Palabras necias y muy tóxicas para la economía

Ningún funcionario del Gobierno debe usar ciertas palabras que tienen repercusiones en los mercados, hablar de cesación de pagos y emergencia económica son temas pesados

Editorial 25/05/2024 En lo pensional hay que mejorar lo aprobado

En economía y negocios no se puede “llorar sobre leche derramada”, hay que reaccionar y aprovechar las situaciones atípicas para mejorarlas, eso pasa con la reforma pensional

Editorial 24/05/2024 La reactivación económica, el reto ministerial

Reactivar la economía es un imperativo para el Gobierno Nacional, pero se ha estrellado en la hoja de ruta para lograrlo, es crucial que el nuevo ministro se siente con los gremios