miércoles, 12 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Pocas instituciones están más desprestigiadas que el Congreso, y sus miembros poco ayudan a borrar la mala imagen

Pocas instituciones están más desprestigiadas que el Congreso, y sus miembros poco ayudan a borrar la mala imagen
 
Es el colmo que los senadores y los representantes a la Cámara no tengan aprobado el tratado de libre comercio con los países de la Unión Europea y que se hayan dejado ganar en materia de trámite de sus homólogos de la Europa comunitaria. Es cierto que no se trata de una carrera de proyectos en la que ganen los políticos que primero aprueben las leyes, pero sí es un hecho elocuente que la actividad legislativa debe ir al ritmo de las necesidades de sus electores. Y en este caso los exportadores colombianos necesitan más de un Congreso proactivo para poder llegar a nuevos mercados, que sus homólogos europeos por llegar con sus productos y servicios a nuestro país.
 
Eso demuestra que los llamados ‘padres de la patria’ están completamente desintonizados de las necesidades del país y que siempre dejan todo para última hora cuando el pupitrazo sea la única posibilidad de acción. La política pública de desarrollar el comercio exterior para generar nuevos empleos formales, es un hecho real que se viene dando en los últimos gobiernos, quienes a través del Ministerio de Comercio Exterior han dado duras batallas en algunos sectores productivos proteccionistas para que Colombia pueda acceder a otros mercados y podamos importar a precios más baratos productos e insumos costosos a precios de países que los fabrican. Esa política ha dado resultado y se refleja en el monto de exportaciones que hoy supera los US$49.000 millones y que en un par de años bien puede ascender a los US$70.000. Eso sucederá si el Gobierno Nacional verdaderamente emprende una política de adecuación del aparato productivo del país de cara al aprovechamiento máximo de los mercados que se han abierto con más de medio centenar de países a través de una docena de acuerdos comerciales.
 
Pero, para que los empresarios que venden sus productos y servicios en el exterior, y que tienen planes de modernizar sus factorías con maquinaria adquirida aprovechando el dólar barato, puedan plantear proyectos estratégicos en los 27 países de la Unión Europea, deberán esperar a que los congresistas aprueben el tratado de libre comercio, algo que sucederá por allá en el primer trimestre del nuevo año. Con el grave perjuicio para los emprendedores que tendrán que competir con sus homólogos de países de la región que producen las mismas cosas. Por ejemplo los peruanos, que también tienen el aval comunitario, pero con la diferencia que ellos si lograron que el tratado fuera avalado por su Congreso.
 
El Congreso, uno de los tres poderes fundamentales, vive en deuda con los colombianos, más no con los medios de comunicación que siempre tendrán en esa institución una fuente inagotable de escándalos, inoperancia y noticias que poco o nada benefician al país económico y social.
 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/09/2020 Camino certero para cuando haya vacuna

El Acuerdo Covax para la adquisición de una eventual vacuna contra el covid-19 es una de las movidas estratégicas más importantes del Gobierno que hacen ver la luz al final del túnel

Editorial 22/09/2020 Las protestas no ayudan a que la economía crezca

La inversión pública y del sector productivo es clave para hacer crecer la economía, pero esto no se logra en un ambiente enrarecido por las protestas y los rebrotes de covid-19

Editorial 21/09/2020 Epa Colombia, CAI, Misak y el nuevo vandalismo

Ensañarse contra bienes públicos derribando estatuas, destruyendo señales de tránsito o acabando con estaciones de policía, entre otras conductas, no deben prosperar en las protestas

MÁS EDITORIAL