miércoles, 13 de septiembre de 2017

Proteger las marcas es más que un imperativo en mercados cada vez más expuestos a competidores carentes de respeto por las reglas básicas

EditorialLR

Cualquier empresa que quiera ser un jugador internacional debe ante todo proteger sus marcas, pues incursionar en nuevos mercados supone apalancarse no solo en el capital, sino en el reconocimiento del nombre, para lo cual debe contar con los registros oficiales que le aseguren la tenencia del derecho en exclusiva y la consecuente prohibición de uso a terceros de su signo, sin su consentimiento. El fenómeno empresarial de hace un poco más de cinco años fue el nacimiento de las llamadas multilatinas, esas empresas de gran poder en mercados locales que decidieron “hacer las Américas” y salir de compras en países vecinos, para garantizar un desarrollo inorgánico. Un hecho que nunca se había dado y que le permitió a los consumidores mexicanos, colombianos, chilenos o centroamericanos, conocer nuevas marcas, productos y servicios de corporaciones latinoamericanas. Lo normal, hasta hace un lustro, era que los compradores e inversionistas fueran estadounidenses, ingleses, alemanes o españoles, hoy en la Alianza del Pacífico hay empresas latinas que dominan segmentos de mercados antes liderados por corporaciones nacidas en países desarrollados. Pero el punto va a que detrás de ese proceso hay una tarea fundamental para crecer de manera sólida y es registrar los nombres, las marcas, los logosímbolos y toda la batería de servicios que pueden ser clonados, ‘chiviados’ o copiados por competidores inescrupulosos. En los últimos 16 años, la Superintendencia de Industria y Comercio recibió 436.000 solicitudes de registros de marcas y signos distintivos, un evento que nunca antes se había dado en la historia empresarial del país. La evolución en el número de solicitudes en Colombia ha sido de la siguiente manera: en 2000 fueron 16.662 solicitudes; luego, en 2009 unas 13.268 y en 2016 la cifra ascendió a 43.006. Esa es una tendencia que crece en la medida en que el país toma el camino del respeto a los nombres empresariales, pero ante todo a su afán por exportar o darse a conocer en la región. Si miramos los países con mayor número de solicitudes de marcas y otros signos distintivos radicadas en Colombia entre 2000 y 2016, veremos que los colombianos tienen 59%; Estados Unidos 12%; Alemania 3%; Suiza 3%; Francia 2% y España 2%. Además, Colombia ocupa el quinto lugar en la región de los países que más registran marcas después de Brasil, México, Argentina. Más de 50% de las solicitudes de marcas y signos distintivos son mixtas, seguidas de las nominativas y 5% es de otras referencias como figurativas, gestuales, de color, animadas, táctiles y sonoras. Según la SIC, el renglón con mayor número de solicitudes fue el de industrias manufactureras no clasificadas, es decir, aquellas que no cuentan con un código específico dentro de la clasificación de las actividades de la economía. Ahí entran segmentos diferentes a industrias populares como “por ejemplo, automóviles, muebles, equipos eléctricos, mecánicos, etc”. Por otro lado, en los últimos cinco años se han solicitado más de 15.234 patentes o invenciones. En 2016 se hicieron 3.009 solicitudes de patentes. La SIC menciona que en Bogotá se concentra 51% de la participación en el país, seguido de Medellín, con 14% de solicitudes presentadas; 6% es presentado en Cali, mientras que Yumbo y Barranquilla cierran la lista con una participación de 2% cada una. Atravesamos por una época en la que el registro es quizá más importante que las mismas inversiones.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 22/10/2020 Los coletazos de la gran batalla contra Google

La demanda a Google por monopolizar los mercados de publicidad y búsquedas en internet será un caso que impactará el futuro de los negocios en basados en internet

Editorial 21/10/2020 “Obras son amores y no buenas razones”

En medio de la pandemia se ha entregado mucha infraestructura que señala el buen camino que debe tomar el país, pero para verlo, hay que ponerle más optimismo y ser más constructivos

Editorial 20/10/2020 Es imperativo hacer que la economía crezca

Cuando las necesidades de inversión afloran y los problemas se multiplican, no hay camino distinto que unirse en torno al crecimiento de la economía para salir adelante como país

MÁS EDITORIAL