.
EDITORIAL ¿Qué hará el Emisor con las tasas?
domingo, 25 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El año pasado la tendencia del Emisor fue elevar las tasas, pero las cosas han cambiado y lo mejor es dejarlas quietas

Llegamos a la última semana de enero y con ella la primera reunión del año de la junta directiva del Banco de la República. Es una cita clave, pues empieza el conteo regresivo para conocer el dato de crecimiento del año pasado y siempre los estudios del banco central ayudan a mirar qué va a pasar. No obstante, el primer punto de la agenda siempre es el rumbo o la tendencia que puedan tomar las tasas de intervención que la institución independiente decide, mes a mes, y que marcan el clima de la economía. El año pasado cerró con tipos de 4,5%, luego de varios meses de alzas sostenidas que solo se frenaron en coincidencia con la caída de los precios del petróleo, principal producto de exportación colombiano.

Tras meses de subir 0,25 puntos mensuales desde una base de 3%, los técnicos durante el último mes del año frenaron. La pregunta clave ahora es qué va a pasar en la cita del viernes y la respuesta parece ser la más obvia, las tasas de intervención se estabilizarán en 4,5% y así se pueden mantener hasta bien entrado el primer trimestre cuando el rumbo de la economía pueda pintar una ruta cierta. ¿Por qué no bajarlas? Los brotes inflacionarios presentados durante el último tramo del año pasado no son buenos indicios de lo que puede pasar con los precios, máxime cuando en algunas regiones se han presentado sequías que pueden disparar el costo de ciertos productos de primera necesidad.

Como pocas, el Banco de la República es una institución que ha realizado bien su papel constitucional de velar por el poder adquisitivo de los colombianos manteniendo a raja la inflación. No es sino recordar el Índice de Precios al Consumidor de los años ochenta o setenta cuando la constante era 25%. El nuevo siglo llegó para Colombia con una inflación de un dígito y así se debe mantener a pesar de los reclamos de quienes piden tasas más bajas que dinamicen el consumo. Solo hay que mirar detenidamente lo que pasa en Venezuela y aprender de su vecina historia para no caer en populismos con el manejo de la banca central. Lo mismo podemos decir del dólar que goza de una revaluación ‘cabalgante’ que le deja un respiro profundo a los técnicos del Banco, pues la pregunta frecuente durante los últimos meses era cuándo se iba a devaluar el peso de manera ficticia con millonarias compras o por presión política de los exportadores, quienes ahora viven un verdadero ‘boom’ con la moneda estadounidense por encima de los $2.400.

Así pues, el Emisor comienza el año con alertas tempranas en el frente de los precios, un leve rebrote inflacionario (cerró en 3,66% en 2014) y un aire de tranquilidad por el precio del dólar que quizá se mantenga en esos niveles por algunas semanas más. Lo peor, y el Emisor lo sabe, es pronosticar.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/07/2021 Las paradojas económicas del dólar a $4.000

Si se observa la tendencia del dólar durante el último año, pareciese inevitable que supere $4.000 y siga de largo, una situación que no deja de tener cosas buenas, pero otras no tanto

Editorial 28/07/2021 No hay que dejar enredar la tributaria

Aprobar la nueva reforma tributaria es el punto de partida para recuperar el grado de inversión perdido y devolverle la estabilidad a la creciente devaluación del peso

Editorial 27/07/2021 Su nombre lo dice "planeación nacional"

Para los seguidores de los asuntos económicos el Departamento Nacional de Planeación es un ministerio más, pero para los técnicos debe ser la entidad que planee la Colombia del futuro

MÁS EDITORIAL