.
EDITORIAL

Nada puede seguir igual después del efecto BNT

jueves, 10 de noviembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Brexit, No a los acuerdos de paz y el triunfo de Trump son hechos radicales que cambian la hoja de ruta trazada por los gobiernos en ejercicio.

Cuando los británicos votaron en junio por su salida de la Unión Europea, sentenciaron la suerte del primer ministro David Cameron, quien renunció luego de la derrota. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tuvo que aceptar que el acuerdo firmado con las guerrillas de las Farc debía ser revisado a profundidad, tras ser derrotado en las urnas por los seguidores del No. Y ahora más reciente, los estadounidenses tendrán que aceptar que las cosas no serán las mismas cuando empiece a despachar desde la Casa Blanca Donald Trump, vencedor en las elecciones de noviembre. El mundo no es el mismo desde esos tres sucesos que dejan muchas enseñanzas políticas y económicas que moldean lo que será el mañana, un futuro donde los extremos se hacen sentir con mucha fuerza y se olvida lo políticamente correcto, para darle paso a las opiniones radicales sin importar las consecuencias.

Los “Efectos del Brexit-No-Trump” no se han hecho esperar y cada uno de esos acontecimientos deja su huella en la economía global y regional. La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea se sentirá con todas sus implicaciones en el primer semestre de 2017 cuando comience a darse el desmonte comercial, al tiempo que la suerte que acompañe a Inglaterra puede animar la salida de otros más incrédulos de la Unión. Europa no será la misma luego del Brexit, un camino que hasta hace pocos años era imposible de imaginar, y que nadie ni siquiera opinaba en contra de un casi dogma de fe en que se habían convertido las uniones comerciales.

El caso de la paz de Colombia es obviamente menos global, pero sí tiene grandes implicaciones en la estabilidad de los países andinos y en el comercio mundial de drogas. El desmonte de las guerrillas de las Farc ofrecían una oportunidad para desaparecer una franquicia terrorista y narcotraficante, generando un alivio para un país que ha vivido en guerra durante casi seis décadas. El rechazo a los acuerdos ha puesto en stand by, algo que es un imperativo histórico para el país en permanente conflicto. De los tres hechos, este último es el que más se puede enderezar en el camino, sí y solo sí, el gobierno colombiano logra conciliar con los ganadores del No.

Los efectos en el mundo de la llegada de Trump a la Casa Blanca están por verse. No sabemos aún si las palabras temerarias del candidato se hagan realidad o tendrá que suavizar su discurso en contra de México, China y los inmigrantes. Es un hecho cumplido que todo va a cambiar en Estados Unidos, que tendrá un gobierno republicano con mayorías en su congreso. Estados Unidos le ha firmado un cheque en blanco a los aliados de Trump y algunos sectores lo tienen que empezar a pagar. No es tiempo de evaluar las causas del Brexit, el No colombiano y Trump, es el momento de sumarlos y analizar para dónde van las cosas en lo económico y lo político.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 13/07/2024 La Selección y otros propósitos nacionales

Está claro que solo el fútbol une a Colombia y que gane la selección es el propósito nacional, pero ¿qué otros propósitos de bien común debe tener un país huérfano de grandes victorias?

Editorial 12/07/2024 Las lecciones empresariales de la Selección

Colombia está en modo fútbol por el excelente desempeño deportivo de la selección, como consecuencia de las buenas decisiones en la administración del recurso humano

Editorial 11/07/2024 Los ministros deben ser ministros

En temporada de cambio de ministros llama la atención el perfil de los nombrados y los retos que tienen por delante, y si en algo yerra el Presidente, es en nombrar idóneos