.
EDITORIAL Manejo del caso venezolano es ejemplo mundial
miércoles, 25 de septiembre de 2019

Mientras muchos países de la región le han dado la espalda a la situación de la migración venezolana, Colombia ha abierto las puertas y le ha enseñado al mundo a compartir escasez

Editorial

Pocas veces un Presidente de Colombia ha asistido a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas con un mensaje de enseñanza global. Esta vez el mandatario colombiano, Iván Duque, podrá contarle al resto de los países cómo se está manejando la migración venezolana sin que otras naciones le ayuden a Colombia o hagan lo propio con las millones de personas que buscan un mejor futuro ante el fracaso del modelo económico de la otrora rica Venezuela.

Compartir, compartir y compartir es el mejor mensaje que el primer mandatario puede decirles hoy a los 193 países sobre lo que ha hecho Colombia con un pueblo necesitado; no se le ha dado más a los migrantes porque literalmente el país no tiene más, dando así una muestra histórica de que donde come una persona pueden alimentarse dos. Pocos países en toda la historia de la humanidad pueden sacar pecho ante el mundo de lo que se está haciendo por las hordas migratorias que salen de un país sin esperanza, violencia y todas las necesidades básicas insatisfechas.

En los últimos dos años, a Colombia le ha tocado atender a casi dos millones de venezolanos establecidos en todos los rincones del país y a otro tanto igual que ha cruzado la frontera sur en busca de mejores posibilidades en países vecinos que les han cerrado las puertas, tal es el caso de Ecuador, Perú y Chile, naciones que han tomado medidas irracionales para abortarles a los venezolanos el anhelo de encontrar una oportunidad mejor. Y lo más meritorio es que Colombia no ha salido a pedir recursos por los cuatros continentes para atender las hordas de migración; lo poco material que ha recibido es por pura solidaridad de los interesados, una decisión que le costará más de medio punto porcentual del PIB para el año que viene, pero lo más meritorio y digno de mostrarle al resto de países es que a las personas llegadas se les ha tratado como migrantes que buscan una oportunidad, no como refugiados, ni se les ha metido en campamentos indignos, tal como lo ha hecho Europa o Estados Unidos con las personas que pretenden traspasar las fronteras.

Iván Duque puede mostrar ante la ONU el decreto que le permitirá a los niños de padres venezolanos nacidos en el país adquirir la nacionalidad colombiana, un paso importante para garantizar los derechos de los niños, aunque los retos económicos continúen. Son más de 25.000 niños nacidos en territorio colombiano quienes hasta ahora no han gozado de nacionalidad alguna; no eran venezolanos, pues necesitaban volver a ese país para ser registrados, ni colombianos, porque Colombia es de los pocos países en Latinoamérica que no otorga nacionalidad automática a los niños nacidos en su territorio, pero un gesto de humanidad ha hecho que la población crezca de un momento a otro para responsabilizarse de esas vidas.

Las mismas Naciones Unidas calificaron como una “decisión fundamental para prevenir el riesgo de apatridia de miles de niñas y niños nacidos en Colombia hijos de padres venezolanos”, gesto que en palabras de la ONU es “un gran avance en la garantía de los derechos de la niñez”. Somos un país con necesidades, pero generoso que sin lugar a duda recibirá en el futuro una compensación superior por estar atendiendo la peor migración que ha sufrido el continente americano sin ningún reparo.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/06/2021 ¿Por qué es tan difícil vender activos estatales?

Año tras año, los Ministros de Hacienda ponen como meta salir de activos en manos del Estado, producto de procesos legales, pero estos nunca se pueden llevar a subastas

Editorial 22/06/2021 Casi toda la responsabilidad social se olvida

Las empresas hacen un montón de cosas que nadie ve, más allá de pagar impuestos y generar empleo formal, muchas transforman sus comunidades devolviendo utilidad social

Editorial 21/06/2021 Todo el mundo quiere “comer” empresarios

Algunos Congresistas, sindicatos, desempleados, gobernantes y la competencia misma, tienen en jaque o, por lo menos, acosada la actividad empresarial, que es peligroso para la economía

MÁS EDITORIAL