.
EDITORIAL Los retos del Congreso para hacer la tarea
lunes, 19 de julio de 2021

En su última legislatura, los congresistas deben concentrarse en trabajar con el Ejecutivo para sacar adelante leyes que blinden el buen funcionamiento del Estado

LR

Al Congreso hay que rodearlo para que haga bien su trabajo y a los electores advertirles que estén atentos a su desempeño para que los premien o los castiguen con su voto en los comicios del próximo marzo.

Ser congresista debería ser una gran dignidad para cualquier colombiano, pero la historia ha condenado esta institución al desprestigio por auténticas ovejas negras que no solo se burlaron del Senado y la Cámara, sino que timaron a quienes votaron por ellos en las otrora elecciones de mitaca.

Asuntos como los pocos días laborados, los altos honorarios, la baja formación académica, volteretas ideológicas y salarios onerosos, son solo lunares agrupados que oscurecen una labor que es difícil y sobre la cual nada hacen los partidos para mejorarla, pues las bancadas deberían ser las que responden por la gestión legislativa individual; una sola golondrina no hace verano en términos políticos.

Al comienzo de esta última legislatura se debe advertir la importancia de que senadores y representantes trabajen duro en el proyecto de inversión social o reforma tributaria solidaria, en el presupuesto general de la Nación y en iniciativas urgentes para reactivar la economía, máxime cuando el grado de inversión se ha perdido con dos de las tres principales firmas calificadoras de riesgo. Sin equivocación esta última legislatura debe tener un aroma más económico.

Los congresistas deben alejarse de proyectos de iniciativa parlamentaria populistas que buscan lavar la cara en las elecciones y dar resultados políticos, pero no económicos. Deben revisar a fondo y no dejar que sigan en trámite esas propuestas que pueden ser muy populares en otros países, pero que no ha dado resultados en términos de generación de más productividad o empleo, que es lo que el país necesita más tras la crisis por la pandemia.

Proyectos visionarios pueden ser el Proyecto de Ley número 446 de 2021 del Senado y 283 de 2019 de la Cámara de Representantes, que regula los delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente; una actualización de la Ley 599 de 2000 se modifica la Ley 906 de 2004. Esta iniciativa es fundamental, pues establece nuevas sanciones penales y agravantes para la protección ambiental, uno de los frentes más críticos para el futuro del país. Es un proyecto adelantado que pronto será ley.

Debe haber una conexión vibrante entre los congresistas y los electores. El gran problema nacional es la pobreza y el desempleo, que sumados generan delincuencia y condenan a más generaciones al subdesarrollo. Es por eso que lo más importante para el Congreso debe ser concentrarse en ayudar al Gobierno Nacional con los temas de generación de empleo y para ello es fundamental blindar el ejercicio del sector productivo, que es el grueso de los trabajos formales.

Puede ser cierto que el Congreso es el reflejo del país, pero sus miembros deben estar a la altura de identificar iniciativas y dar debates que verdaderamente ayuden a las personas a mejorar en términos sociales y económicos, y al Gobierno de turno a disminuir la precariedad. No se erra al identificar esta última legislatura como el momento de la economía, no la de la post-pandemia, sino la post-económica que desemboca en un nuevo Gobierno.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 24/07/2021 Debe haber unos cargos técnicos y otros políticos

Codirectores del Emisor, superintendentes y directores de entidades deben tener orígenes más académicos y técnicos que políticos, si de verdad se quiere hacer eficiente a Gobierno

Editorial 23/07/2021 La variante Delta asusta, pero todo es distinto

La recuperación económica en los países desarrollados se ha ralentizado por el miedo a la variante delta, que no se puede despreciar, pero ahora hay preparación ante el covid

Editorial 22/07/2021 La carrera por el “cosmos empresarial”

En pocos días, Richard Brandson y Jeff Bezos revivieron una inédita carrera espacial, pero esta vez no son los gobiernos quienes están en franca competencia, sino las grandes empresas

MÁS EDITORIAL