.
EDITORIAL

Los retos de la nueva era de la Aerocivil

miércoles, 19 de febrero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El negocio aéreo en Colombia ha crecido notablemente los últimos años, pero la entidad sigue anclada en el pasado.

Lo primero que tiene que llegar a hacer Gustavo Lenis en la Aeronáutica Civil es poner la casa en orden y conducir al sector -como oficina de control y vigilancia- a otra etapa de desarrollo. Su nombre fue bien recibido por las empresas aéreas porque en el pasado fue uno de los ejecutivos reconocidos de Avianca. Pero el trabajo es de tal magnitud, que pronto saltarán toda clase de problemas, inhabilidades, y sobretodo, obstáculos para cumplir con un plan estratégico que la infraestructura del país necesita.

La Aeronáutica Civil tiene una particularidad y es que trabaja en un grado de dependencia no clarificada con el Ministerio de Transporte, pero siempre ha estado vinculado directamente con la Presidencia de la República. Ese limbo le ha permitido a todos los directores de la Aerocivil caminar por un sendero espeso de poca exigencia al no tener claro de quién dependen. Según el reporte anual de la Asociación del Transporte Aéreo en Colombia, el año pasado se transportaron 29 millones de personas, lo que significa un crecimiento de 19% frente a 2012. Desde hace rato, viajar en avión en Colombia dejó de ser un lujo, pues son muchas las empresas que compiten libremente, incluso ya hay un mercado casi consolidado de bajo costo que pelea por los pasajeros con los buses intermunicipales.

Dice la Atac que Colombia está creciendo casi cuatro veces más del promedio mundial (5%) y tres veces lo que está aumentando América Latina y el Caribe (6,4%). Sin lugar a dudas estos números obligan a mejorar en todos los aspectos en materia de control. Y ese mejoramiento no es fácil, existe una disputa creciente, dañina entre los administradores privados de los aeropuertos concesionados, la empresas aéreas y los pasajeros. Hay incumplimientos permanentes sin que nadie haga nada por los consumidores que acuden en masa a las terminales aéreas. La Superintendencia de Industria, que es el órgano rector de los consumidores, no ha podido con el mal servicio. Tal vez exista una incipiente crisis de éxito entre algunas aerolíneas y eso explique de alguna manera el mal trato a quienes pagan un tiquete, pero ya es hora que la Aeronáutica tome cartas en el asunto y le brinde confianza y seguridad a los viajeros.

Los retos de la Aerocivil son muchos, pero el primero es devolverle la confianza a todos los actores del sistema aéreo. Luego vendrán temas de los estrados jurídicos como son las investigaciones y las demandas que deben seguir su curso. El espinoso asunto de la torre de control, de las licitaciones con sombras y la incertidumbre sobre qué pasará con el Puente Aéreo, son asuntos que no le dejarán ni  un respiro a la nueva alta gerencia. Y ojalá, la ampliación del Aeropuerto Eldorado a Catam se una realidad en los próximo años.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 13/04/2024 El petróleo dicta la línea que sigue el dólar

Los precios del petróleo continúan con su tendencia al alza por la incertidumbre que genera un posible escalamiento en el conflicto en Ucrania y el Medio Oriente

Editorial 12/04/2024 Para la reforma pensional hay más consenso

Si el Congreso no es inferior al reto y hace una reforma pensional bien hecha, se aclarará un pendiente social, debe hablarse de la edad de jubilación para no hacer una chapuza

Editorial 11/04/2024 Sin agua, pero con más días de pico y placa

Competitividad y productividad son dos palabras clave para el desarrollo de Bogotá, y que parecen no conjugar, pues todo está dispuesto para que nada funcione ni mejore