sábado, 22 de febrero de 2020

La subasta del espectro, principal proyecto del Gobierno para impulsar la conectividad, se vio afectada por un error en una de las ofertas, situación que siembra un manto de dudas

EditorialLR


Al Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, MinTIC, le salió muy mal la subasta del espectro radioeléctrico en las bandas de 700, 1.900 y 2.500 MHz, realizada el pasado 20 de diciembre. No solo no logró ampliar el abanico de empresas celulares con presencia en el mercado colombiano, sino que dejó a las muy pocas protagonistas de este negocio y dueñas del mercado en una posición incómoda.

Todo comenzó mal,dados los pocos jugadores que acudieron al llamado del gran negocio abierto por el Gobierno Nacional: Comunicación Celular S.A. Claro; Colombia Móvil, Tigo; Colombia Telecomunicaciones, Telefónica, y la desconocida, Partners. Según MinTIC, “los tres operadores adjudicatarios de la banda de 700 MHz, llevarán internet móvil 4G a 3.658 localidades en zonas rurales de los 32 departamentos y estarán operativos en menos de cinco años”.

El resumen de la subasta por operador es la siguiente: Claro: 20 MHz en la banda de 700 MHz y 30 MHz en 2.500 MHz. Tigo: solo 40 MHz en 700 MHz porque no podía pujar por la banda de 2.500 MHz por topes. Y Partners se hizo a 20 MHz en 700 MHz y 30 MHz en 2.500 MHz. La operación satisfacía la necesidad de actualizar las redes móviles que saltarían de 2G y 3G hacia 4G, un paso necesario para que el servicio de telefonía celular fuera más eficiente.

Pero a menos de un mes de hacerse la operación, todo hizo agua al conocerse que Partners, sociedad de Novator, fondo de inversión domiciliado en Londres e inversionista de la chilena de telecomunicaciones Wom, ofertó $1,7 billones por uno de los bloques en la banda de 2.500 MHz cifra que estaba aproximadamente 1.000% por encima del valor base y que desestabilizó el proceso, lo que llevó a Telefónica a no hacer ninguna oferta y por ende a quedarse por fuera del futuro del mercado local de telecomunicaciones.

Para colmo de problemas el pasado 2 de enero, Partners informó que renunciaba a su propuesta por la inconsistencia de un monto 10 veces más alto que el valor de reserva y sostuvo que la empresa solo tuvo conocimiento del error cuando la subasta finalizó. Amparándose en la Resolución 3078 de 2019, que estableció las condiciones de la subasta cuando haya “retiro de la oferta, después de vencido el plazo fijado para la presentación de las ofertas”, MinTIC castigó a la empresa que había ofrecido $1,7 billones, con $42.000 millones “por no cumplir con la oferta” presentada.

El problema no es simple pues la enrarecida subasta ha sembrado un mato de duda sobre el mercado de las telecomunicaciones en Colombia, que ha visto como el espectro subastado no fue colocado entre los escasos operadores y que el castigo ha viciado todo el proceso.

Las decisiones tomadas por el Gobierno nacional cambian las reglas del juego y llena de incertidumbre jurídica un proceso que requería altas inversiones a largo plazo. El país no solo no recibirá $1,7 billones, sino que deja mal parada, con baja credibilidad y sin seguridad jurídica nuevas subastas, que dicho sea de paso serán necesarias hacerlas en el corto plazo. Algo sucede en el mercado de los celulares en Colombia en el que hay muy pocos jugadores y en el que no se siente la llegada seria de nuevos operadores que generen competencia. Dos de las tres empresas tienen capital público, es decir MinTIC, es arte y parte del tablero.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 24/10/2020 Costos del millón de contagios y 30.000 muertos

Las cifras oficiales que ha alcanzado el covid-19 en Colombia son escalofriantes y lo peor es que aún no se ha llegado al final de una situación inédita con costos insospechados

Editorial 23/10/2020 Hay que aceptar la nueva realidad

La última Encuesta de Opinión Industrial de la Andi dice que la caída en la demanda inquieta más a los empresarios que el mismo virus, está claro que debemos aceptar la nueva realidad

Editorial 22/10/2020 Los coletazos de la gran batalla contra Google

La demanda a Google por monopolizar los mercados de publicidad y búsquedas en internet será un caso que impactará el futuro de los negocios en basados en internet

MÁS EDITORIAL