viernes, 24 de enero de 2020

Las cajas de compensación son las mejores y más olvidadas herramientas de equidad y RSE que tiene el sector privado, pero nunca se puede descartar llevarlas a otro nivel

EditorialLR

Es simplista proponer que para subir el empleo formal hay que eliminar el último impuesto parafiscal que aún subsiste y que se destina al trabajo de las cajas de compensación, entidades solidarias que han crecido a partir de ese 4% que las empresas pagan por cada trabajador y que se invierte en su recreación, educación, salud y formación, entre otras cosas.

Las 43 cajas de compensación que operan en Colombia desde hace más de medio siglo son el verdadero pilar de la responsabilidad social empresarial y una manera muy exitosa de construir sociedades más incluyentes y equitativas.

Hay otras maneras más eficientes para generar empleo y que son menos radicales con los beneficios adquiridos de los trabajadores, y sobre todo, en donde hay coincidencia social entre los aportantes solidarios y los beneficiarios, tal como sucede en la dupla empresarios y los trabajadores; públicos que se unen a través del hilo conductor construido por las cajas que tienen el apoyo (solidario no tributario) de unas 400.000 empresas afiliadas y que beneficia a cerca de 7,5 millones de empleados.

Las entidades de compensación son para los usuarios unas verdaderas cajas de soluciones: tienen un brazo en el sector salud con servicios básicos, aseguradores y financiadores; hay todo un programa de subsidios en dinero destinado a los empleados de ingresos menores a cuatro salarios mínimos; en educación, no solo se brinda la formal, sino capacitación para el trabajo y de educación no formal.

Hay programas de acceso a vivienda propia al canalizar aportes en efectivo hacia los grupos familiares que tienen ingresos inferiores a cuatro salarios mínimos mensuales. También hay programas de recreación, que son los más populares y por los cuales son más conocidas las cajas, y que les ha permitido a estas entidades impactar regiones desarrolladas para el turismo.

Nadie puede desconocer el papel de inversionista de las cajas en zonas turísticas con beneficio dirigido para sus afiliados. En todos los departamentos operan sedes para el descanso, al mismo tiempo existen otras sedes urbanas y rurales diseñadas para el mundo corporativo.

Son claramente instrumentos sociales que funcionan bien y que se deben potenciar en lugar de minimizar; ahora bien, no están exentas de buenas ideas de modernización y de catapultar o profundizar sus servicios. Para lograrlos es oportuno rediseñar muchas cosas básicas de funcionamiento como son los sistemas de afiliación hasta ahora decidido por las mismas empresas para sus trabajadores.

Toda empresa debería dejar en libertad a sus empleados para que escojan la caja que les brinde más beneficios y no tener que ceñirse a la que les imponga cada departamento de recursos humanos. Si el trabajador pudiera elegir, las cajas competirían en servicios y se enfocaría más en el beneficiario que en el aportante, tal como sucede ahora.

Lo otro es que se deben vigilar más estrechamente, pues algunas se han metido en negocios muy diversos que rompen con la naturaleza del sistema de compensación familiar; en pocas palabras no todas deben tener u operar directamente supermercados, colegios, universidades, farmacias u hoteles, el mundo corporativo moderno facilita las alianzas estratégicas que ahora son más efectivas. Lo importante es preservarlas, pero no tal y como están, hay que modernizarlas.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/08/2020 Preocupación por los bandazos jurídicos en EPM

Con el llamado a conciliar voluntariamente a los consorcios, la nueva alta gerencia de EPM pone en riesgo que las aseguradoras suspendan pago de la póliza todo riesgo de Hidroituango

EDITORIAL 11/08/2020 Los efectos colaterales de la deuda externa

Uno de las consecuencias de la crisis del covid es que la deuda de los países empuje a millones de personas al desempleo alimentando la inestabilidad de los gobiernos venideros

Editorial 10/08/2020 Una vacuna de la mano de los empresarios

Enhorabuena que el Presidente haya puesto a andar una coalición de empresarios y funcionarios para identificar oportunidades de adquisición de futuras vacunas contra el covid

MÁS EDITORIAL