.
EDITORIAL

¡La inflación ha muerto! ¡viva la inflación!

viernes, 2 de noviembre de 2018

La economía ya había cantado victoria sobre la inflación, pero la devaluación, el IVA a la canasta y un mínimo alto reforzado la revivirán

Editorial

A ocho semanas de terminar 2018, tres jinetes inflacionarios cabalgan sobre los acontecimientos que marcarán el rumbo de los fundamentales económicos para el nuevo año. El primero llegó con los precios altos del petróleo y tiene que ver con el dólar por encima de los $3.200, tasa de cambio que no solo ha demostrado que el peso es altamente volátil sino que es una de las monedas más devaluadas de este año. El segundo jinete llegó con la ley de financiamiento o financiación, nombre que se le ha dado a la reforma tributaria del Gobierno Nacional que ya cumple 90 días en la Casa de Nariño, pero no es la reforma en sí misma, es la ampliación del IVA que se ha propuesto para 80% de los bienes y servicios de la economía en los que se incluyen casi todos los componentes de la canasta familiar. Y el tercero, es una propuesta del partido de Gobierno, Centro Democrático, de aumentar de manera extraordinaria el salario mínimo para 2019. Los tres hechos se pueden sincronizar para revivir la variación de precios al consumidor para los dos o tres años venideros.

Empecemos por recordar que el Banco de la República ha dado un parte de victoria sobre la inflación para este año que termina; el dato anualizado, es decir, de octubre de 2017 a octubre de 2018, llega a 3,2%, una de las variaciones más bajas de los últimos años. Y si se mira el IPC de septiembre frente al de agosto, es de 0,16% y 0,12%, respectivamente; un buen comportamiento que se debe no solo a la buena intervención del Emisor sino al clima y a la oferta de alimentos en el transcurso del año. Las cifras bajas que ha mostrado la inflación en lo corrido del año hicieron que la tendencia de las tasas de intervención en el mercado también tuvieran tendencia a la baja, hasta 4,25% actual, de la misma manera, de las más bajas de los últimos años. Pero ese buen comportamiento está amenazado si se mezclan la alta devaluación del peso; IVA a la canasta familiar y un alza más allá de la inflación causada, más un punto de productividad, para el salario mínimo de 2019. La devaluación desmesurada es inflacionaria per sé, pero más aún por el peso de los importados en la canasta familiar. Estábamos en un contexto de estabilidad de precios, pero la devaluación galopante de más de 5%, además de aumentar los precios internos de los importados, hace que los productos nacionales que compiten con importaciones, aumenten en menor medida los precios vía insumos no producidos localmente. No obstante, siempre la interacción entre la oferta y la demanda interna determina los impactos.

Lo más perjudicial en términos de inflación viene de la mano del alza automática de precios por incremento del IVA a productos de la canasta familiar. La expectativa creciente de precios más altos en productos básicos como huevos, leche, carne, arroz, papas e importados, sí es inflacionario; a lo cual se suma un eventual incremento extraordinario del salario mínimo. Recordemos que por tradición la negociación tripartita del salario mínimo siempre se zanja con la inflación causada (3,4%) más uno o dos puntos de productividad (2%), lo que resulta 5% o 6% de incremento del mínimo, pero si el alza está por encima de estos porcentajes, o si se hace con la inflación esperada, todos los presupuestos empresariales para el nuevo año pueden ser errados. A las autoridades y a los gremios económicos, mucha prudencia, pues el peor impuesto es una nueva disparada inflacionaria.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/05/2024 El país a merced del sicariato y la delincuencia

No se pueden gastar más palabras hablando de desarrollo y bienestar social cuando los gobernantes no garantizan lo mínimo, que es la seguridad de todos los colombianos

Editorial 17/05/2024 A la carreta se le está acabando el tiempo

El Gobierno Nacional debe entender que el tiempo se agota y le queda poco más de dos años, tiempo suficiente para pasar del dicho al hecho, para poder mostrar cosas materiales

Editorial 16/05/2024 ¡Un gran pacto nacional por el crecimiento!

La economía se aleja de la recesión, pero las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre son las peores desde el año de la pandemia, debe haber un pacto para mejorar