martes, 21 de julio de 2020

Han pasado cuatro meses de intenso trabajo científico en pos de la vacuna contra el covid, hoy faltan menos días para decir “eureka”, pero cuando eso suceda la diplomacia será crucial

EditorialLR

Una vacuna en condiciones normales tardaba entre un lustro y una década para ponerse al alcance de las personas y ser masificada por los sistemas internacionales de salud pública y por la misma industria farmacéutica global. Casi siempre es un proceso lento que se desarrolla simultáneamente en varios países o centenares de laboratorios, trabajo que se realiza en medio de exigentes protocolos científicos alejados del mundo mediático. Primero, se encontraban tratamientos que atendían a las personas contagiadas por enfermedades virales, luego se avanzaba con las vacunas definitivas. Eso lo dicta la historia médica desde hace poco más de 200 años, pero en el caso de la pandemia desatada por el covid-19, las cosas son a otro precio y otra velocidad, no solo por la letalidad del virus, sino por la publicidad mediática que las muertes y los contagios reciben cada segundo en un mundo altamente consumidor de información; voracidad que se desencadena en estrés social e incertidumbre.

Ya sucedió durante la pandemia de gripe porcina de 2009, que algunos países fueron acaparadores en el mercado de vacunas, “dejando a la gran mayoría de la población mundial sin ninguna vacuna hasta que el brote terminó de manera efectiva”, tal como lo afirmaron Berkley, Hatchett y Swamubathan en un artículo científico titulado “The fastest way out of the pandemic” en el que anuncian esa posibilidad en la situación actual. “Este escenario debe evitarse a toda costa durante la crisis actual (...) por eso se ha puesto en marcha la iniciativa Vaccine Global Access o Covax, creada por Gavi, la alianza de vacunas de la Organización Mundial de la Salud y la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias. Esta innovadora plataforma tiene como objetivo distribuir al menos 2.000 millones de dosis de la vacuna para fines de 2021”.

Los autores plantean que una vacuna segura y efectiva es la única forma de ponerle fin a esta crisis, cosa que no se dará antes de un año bien trabajado en laboratorios. Y proponen que, para evitar demoras innecesarias, los gobiernos deberían aprovechar este momento, mientras los investigadores trabajan para desarrollar la fórmula correcta, para preparar el terreno para una producción rápida y un despliegue amplio y equitativo. En esta suerte de mercado de vacunas contra el covid-19 los países deben poner a jugar la fortaleza de su diplomacia y evitar ser víctimas de las manipulaciones de los mercados. “Esa cantidad de dosis, que se dividirá equitativamente entre los países participantes, independientemente de su capacidad de pago, cubriría aproximadamente 20% de las poblaciones en los países participantes”. Para entrar en esa estrategia, un país como Colombia ya debería estar en esos círculos de debates para evitar que sea un convidado de piedra en la solución de uno de los problemas más graves de la sociedad moderna.

Ya hay cerca de 160 vacunas candidatas que están en desarrollo preclínico o clínico, pero no hay forma de saber qué pasará los ensayos clínicos y si tendrá licencia; mientras eso ocurre, los países están actuando en bloque para llegar a tiempo a la cura; escenarios como la Alianza del Pacífico pueden jugar un papel importante si se ejerce un liderazgo geopolítico y económico. Ojalá la vacuna llegue antes, pero si eso ocurre debemos estar adelante en la fila.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 27/11/2020 El crédito más barato en casi una década

La usura que certificó la Superfinanciera es una buena noticia en un momento en el que el consumo ya se está reactivando y en el que se espera un impulso gracias a la época navideña

Editorial 26/11/2020 Hay trancón de reformas para ser competitivos

El Consejo Privado de Competitividad recomienda hacer cambios estructurales para avanzar en las reformas pendientes, muchas de las cuales no van para ninguna parte pronto

Editorial 25/11/2020 La segunda recesión los últimos 20 años

Decir que la economía “oficialmente” está en recesión no es técnico, pues ninguna autoridad económica lo certificará, pero en la práctica atravesamos una crisis aguda

MÁS EDITORIAL