.
EDITORIAL La bipolaridad panameña con su paraíso fiscal
lunes, 11 de abril de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Panamá no puede seguir siendo el paraíso fiscal que es, no puede seguir siendo el patio de atrás de los colombianos que no quieren pagar impuestos.

¿Por qué el presidente panameño, Juan Carlos Varela, se compromete con los gobiernos de Francia y de España contra el lavado de activos y firma convenios para compartir información financiera con Estados Unidos, pero se cierra a la banda con Colombia y evita a toda costa avanzar en esos temas que también son prioritarios para ambos países? Para nosotros es una suerte de bipolaridad diplomática y de histórica ‘medición de aceite’ a los gobernantes de turno de nuestro país. Los panameños saben que Colombia carece de políticas de Estado serias en contra del lavado de activos y la evasión fiscal; además, los panameños se amparan en querellas comerciales dilatorias por disputas de dumping para evitar trabajar con las autoridades nacionales, tal como lo harían dos países que quieren salir del tercer mundo. Eso sí, se aprovechan de la falta de institucionalidad binacional para abrirle sus puertas a capitales que no quieren ser tributados, aquí donde se generan, y a dineros que muy dudosa procedencia producto de la fama, los negocios turbios, las herencias, los divorcios y toda suerte de movidas económicas que reportan jugosas ganancias.Es un imperativo para la región que el presidente Varela se comprometa con todo el mundo (mucho más con nosotros los colombianos) a cooperar con la comunidad internacional en la lucha contra el blanqueo de capitales y la evasión fiscal. Panamá debe dejar de ser el paraíso fiscal que efectivamente es, y ayudarles a los vecinos a perseguir a los evasores de impuestos que desangran las arcas del Estado. Los países que caminan hacia la Ocde y que tienen ese club de buenas prácticas deben cerrar filas en contra de los pequeños estados que se prestan para este tipo de acciones que solo buscan el lucro y el beneficio particular. Los llamados ‘Papeles de Panamá’ han puesto al descubierto que existen miles de personas inescrupulosas que llevan sus capitales a sociedades offshore ayudados por firmas de abogados como Mossack Fonseca que son figuras de papel que permiten evadir el pago de impuestos.

Insistimos en que las sociedades offshore obedecen a una estructura jurídica basada en un país extranjero con reservas fiscales que permiten ocultar la identidad de los verdaderos beneficiarios con el objetivo de eludir impuestos en su país de origen. Sobre los colombianos que han salido y que seguramente irán saliendo o quienes tienen empresas en Panamá, Islas Virgen o Bahamas, deben ser más conscientes con las necesidades país y hacer una repatriación legal de capitales. La última reforma tributaria les permite traer dinero con una amnistía que bien los beneficia. Si bien crear una sociedad de este tipo no es un delito, sí habla muy mal de personas a las que aparentemente les duele el país social y se usufructúan plenamente del país económico.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/07/2021 La variante Delta asusta, pero todo es distinto

La recuperación económica en los países desarrollados se ha ralentizado por el miedo a la variante delta, que no se puede despreciar, pero ahora hay preparación ante el covid

Editorial 22/07/2021 La carrera por el “cosmos empresarial”

En pocos días, Richard Brandson y Jeff Bezos revivieron una inédita carrera espacial, pero esta vez no son los gobiernos quienes están en franca competencia, sino las grandes empresas

Editorial 21/07/2021 El articulito que acabaría con más tributarias

La punta de lanza de la reforma tributaria solidaria es la lucha contra la evasión. la cárcel para los evasores tiene muchos detractores, pero sería la solución final

MÁS EDITORIAL