.
EDITORIAL FMI al son de Strauss-Kahn y Lagarde
miércoles, 27 de agosto de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Nada bueno para la banca multilateral sería que su actual directora saliera por la parte trasera del Fondo.

La noticia es clara y contundente: la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha sido imputada por posible negligencia en el ‘caso Tapie’, que la investiga desde agosto de 2011 para verificar si en 2008 intercedió de forma presuntamente ilegal para conceder una multimillonaria indemnización al empresario Bernard Tapie e incurrió en los delitos de complicidad en falsificación y desvío de bienes públicos. Dice la investigación que “la entonces ministra de Economía de Francia decidió que la cantidad de esa compensación por la venta de Adidas, empresa embargada a mediados de los años 90, fuera fijada por una comisión de arbitraje privada y no por los tribunales, tras 18 años de litigios entre Tapie y el Estado francés. Este caso ha envuelto a varios ministros del expresidente Nicolas Sarkozy”.

La actual Directora Gerente del Fondo llegó al cargo en julio de 2011, en sustitución de Dominique Strauss-Kahn, a quien se le obligó a retirarse tras ser acusado de un delito de agresión sexual por una empleada de un hotel de Nueva York. De complicarse la situación de la economista francesa, se encenderían luces de alerta por la situación del Fondo Monetario, pues pondría en tela de juicio que sea siempre un europeo quien lidere la importante banca multilateral. Recordemos que el FMI no solo es una de las instituciones nacidas de los acuerdos de Bretton Woods, sino que se ha mantenido un acuerdo tácito en el que la dirección del Banco Mundial siempre esté en cabeza de un estadounidense y en el Fondo siempre estuviera un europeo.

De lejos un acuerdo diplomático de la posguerra obsoleto que le hace perder actualidad, modernidad y credibilidad a la banca multilateral, en un tiempo en el que la economía mundial marcha al ritmo de países emergentes. El FMI fomenta la cooperación monetaria; facilita el crecimiento comercial; la estabilidad cambiaria; establece un sistema multilateral de pagos y pone a la disposición de países recursos para corregir desequilibrios de sus balanzas de pagos. Todos roles y funciones determinantes en un mundo cada vez más globalizado y al ritmo de los tratados de libre comercio. Pero los constantes escándalos de corrupción de sus líderes hacen pensar en el imperativo de cambiar el funcionamiento de sus estructuras.

El Fondo Monetario debe adaptarse a la nueva realidad económica global y encarar los desafíos que le imponen su urgente reestructuración interna, en donde el combate a la corrupción está de primero en su agenda. El objetivo de la institución no solo debe ser el crecimiento económico, sino también dar ejemplo en autoregulación, máxime si lo que se combate en todo el mundo son las consecuencias en la economía de los actos de corrupción.  

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/06/2021 ¿Por qué es tan difícil vender activos estatales?

Año tras año, los Ministros de Hacienda ponen como meta salir de activos en manos del Estado, producto de procesos legales, pero estos nunca se pueden llevar a subastas

Editorial 22/06/2021 Casi toda la responsabilidad social se olvida

Las empresas hacen un montón de cosas que nadie ve, más allá de pagar impuestos y generar empleo formal, muchas transforman sus comunidades devolviendo utilidad social

Editorial 21/06/2021 Todo el mundo quiere “comer” empresarios

Algunos Congresistas, sindicatos, desempleados, gobernantes y la competencia misma, tienen en jaque o, por lo menos, acosada la actividad empresarial, que es peligroso para la economía

MÁS EDITORIAL