.
EDITORIAL

Es un momento económico para sacarle provecho

sábado, 5 de febrero de 2022

El Plan Financiero 2022 eleva la proyección de crecimiento de 4,3% a 5% basado en los buenos ingresos derivados de los altos precios del petróleo, el café y otras materias primas

Editorial

Si no fuera por la incontrolada inflación y por las consecuentes altas tasas de interés, la economía colombiana estaría nadando en auténticos ríos de miel y el Gobierno Nacional estaría ad portas de cerrar sus cuatro años con broche de oro. Es casi un hecho que el devenir económico del año pasado sea el mejor de la historia del país, al merodear los dos dígitos, cifras nunca vistas en los anales económicos, y que como consecuencia de ello, este primer trimestre mantendrá un buen ritmo de crecimiento del PIB gracias a que el petróleo -principal producto de exportación- esté en sus precios máximos en casi dos décadas. No se puede olvidar que por cada dólar que sube el barril de crudo, a las arcas nacionales le entran unos US$130 millones, ingresos no previstos en plena pandemia, pues los presupuestos oficiales fueron elaborados a precio promedio de US$65. Con estos supuestos, el Ministerio de Hacienda actualizó sus pronósticos macroeconómicos para este año y elevó su proyección de crecimiento de 4,3% a 5%.

El jefe de la cartera económica, José Manuel Restrepo, argumenta que “en el tercer trimestre de 2021, el nivel del PIB se ubicó por primera vez por encima de los niveles previos a la pandemia, y al final de 2022 se ubicaría 7% por encima de los niveles observados en el cuarto trimestre de 2021”. El pronóstico de la tasa de cambio se elevó de $3.744 a $3.823, una cifra bastante conservadora si se tiene en cuenta que durante varias semanas ha estado más cerca de $4.000 que de las cifras vistas por el Gobierno. El recaudo tributario llegaría a $183 billones en 2022 y el déficit fiscal se ubicaría en 6,2 % del PIB, casi el doble de los esperado antes de que comenzara la crisis sanitaria y social del covid, cuando era de 3%. El recaudo tributario tenía previsto llegar a $150 billones, pero el año pasado subió a $161 billones por un mayor recaudo de IVA. Para 2022 esa proyección será de $183 billones, una de las más altas de historia.

El Gobierno ha reducido su deuda tres años antes de lo esperado en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, disminuyó de 64,7% en 2020 a 63,8% del PIB (-0,9 puntos), este año se espera llegue a 62,7%. Hay tres lunares económicos sobre los cuales debe enfocarse esta administración saliente: el primero, trabajar con la Junta Directiva del Banco de la República, elegida en su totalidad por el Presidente, para que frene la escalada sin antecedentes en las tasas de interés que lesionarán gravemente la economía vía consumidores; segundo, que las empresas generen empleos formales, de tal manera que el alto crecimiento económico de 10% o 5%, verdaderamente se sienta en la sociedad; y tercero, que se logren cimentar las bases de las reformas estructurales necesarias en materia de seguridad tributaria, pensiones y régimen laboral. La economía colombiana camina por un sendero muy seguro que no debe tener marcha atrás, pero para ver con claridad este camino, el Ejecutivo debe redoblar sus esfuerzos en mostrar los avances, socializar, sensibilizar y comprometer a sus sucesores en el mejoramiento continuo sin importar las ideas políticas ni los énfasis para lograr el bienestar soñado.

Disminuir la precariedad es cuestión de décadas y para conseguirlo hay que mostrar los escalones que se han logrado hasta el momento, no es el mejor país en materia de equidad o desarrollo, pero sí es un caso digno de mostrar de resiliencia y recuperación.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/06/2024 Paños de agua tibia contra un gran problema

El Ministerio de Hacienda presentó el marco Fiscal de Mediano plazo, cuentas que no son alegres, pero que tampoco aportan una luz al final del túnel de crecimiento mediocre

Editorial 14/06/2024 Renace el miedo a la devaluación precipitada

El peso es la moneda más devaluada en junio con 6,77%, una situación que no se veía desde diciembre del año paso, lo que dispara las alertas por los efectos en la inflación

Editorial 13/06/2024 El problema de que los precios no bajen más

Así la inflación de mayo sea menor a la del mismo mes del año anterior, no es un buen dato que entre el cuarto y el quinto mes corridos la baja de los precios se haya estancado