.
EDITORIAL Entrega de vías, avance que se hace en silencio
sábado, 27 de marzo de 2021

Contrario a lo que se puede pensar, el país está retomando el ritmo de construcción en obras públicas y el gobierno ha sido honesto en la entrega de infraestructura estratégica

Editorial

No se puede desconocer que el Gobierno Nacional no solo ha tenido que implementar los acuerdos de paz y las cifras así lo demuestran, sino que ha asumido una actitud de grandeza con el reto de la infraestructura al reactivar muchas de las llamadas 4G que estaban a medias o salpicadas con escándalos de corrupción. Muchas a medio hacer. Uno de los mejores ejemplos es el gran proyecto de La Línea que pronto será terminado en su totalidad y que, para quienes han experimentado su utilidad, es una de las obras más disruptivas en materia de conexión con el Pacífico y el comercio interior, pero ante todo es una muestra de que si hay continuidad en el desarrollo de la infraestructura se habrá enfocado al país en el lenguaje común de la competitividad.

Las carreteras, las vías terciarias, las autopistas, los túneles, los puertos, los colegios, los hospitales, los distritos de riego y toda la interconectividad de internet no es de izquierda o derecha, y así lo deben entender los gobernantes de turno. Hay países que se enfocan en el desarrollo, en reducir la pobreza, en bajar los niveles de precariedad y atraer inversionistas, mientras que otros se confunden o desvían en guerras fratricidas de ideas políticas que condenan a mucha generaciones a seguir viviendo en medio del subdesarrollo. La utilidad de una autopista no tiene color político ni conceptos de izquierda ni derecha, simplemente es un instrumento que facilita el comercio y le permite a sus usuarios conectarse entre mercados.

Antes de que Colombia empezara a hacer parte de los 37 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Ocde, experimentaba un evidente rezago en materia de infraestructura, lunar que se ha ido desvaneciendo desde hace una par de gobiernos y al que esta administración, en participar, le ha dado continuidad, muy a pesar de los brotes de corrupción en el sector y de la pandemia que frenó mucha obra en construcción estratégica.

El año pasado, Colombia no presentó ninguna variación en el ranking global del IMD en términos de infraestructura, pero seguramente en este 2021 y en 2022 dará un salto importante por la continuidad que el Gobierno Nacional le está dando a las obras neurálgicas para la economía, como la entrada en operación de la doble calzada entre el puesto fronterizo de Rumichaca y Pasto; ahora solo falta conectar esos 83 kilómetros con el Valle del Cauca y el túnel de La Línea, para lograr una conexión disruptiva que enfoque al país en el comercio exterior. Esa era una 4G de anteriores gobiernos a la que se le dio continuidad sin reparos en quienes la idearon o si eran de izquierda o derecha, simplemente había que terminarla, tal como esperan otras 4G fundamentales como las autopistas Mar 1 y Mar 2, Quilichao-Popayán o proyectos tan ambiciosos como el que buscar darle otra alternativa a la carretera Panamericana al conectar Santa Ana-Mocoa-Neiva.

Se ha avanzado y se seguirá avanzando en este tema de continuidad y de trabajo por la infraestructura del país, lo que debe ser una constante para los gobierno futuros, sin olvidar que no todo es “hierro y cemento”, pues la infraestructura moderna está compuesta por subfactores como la infraestructura científica, salud, ambiente, educación, tecnológica, internet móvil, banda ancha, entre otro factores antes no tenidos en cuenta.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 19/04/2021 La Caja de Pandora de las pensiones

Hacer contribuir a las pensiones de más de $7 millones al mes es destapar otro problema pendiente, la reforma pensional, que obliga a pensar en la crisis del ahorro de las familias

Editorial 17/04/2021 Varios países entran en “modo tributaria”

La pandemia ha obligado a aumentar el gasto fiscal basado en más deuda, por lo que varios países están adelantando reformas de impuestos para reducir el déficit

Editorial 16/04/2021 No se puede caer en populismos tributarios

La tradición dicta que las tributarias llegan al congreso con una justificación de motivos, pero salen convertidas en una colcha de retazos culpable del desorden de impuestos

MÁS EDITORIAL