martes, 3 de marzo de 2020

El impacto del covid-19 reduciría a la mitad el crecimiento de la economía mundial en 2020 y lo podría en 2,4%, las consecuencias de la crisis china aún no se perciben, pero se sentirán

EditorialLR


Por alguna razón inexplicable la máxima autoridad sanitaria en el mundo no ha querido declarar al Covid-19 como una pandemia a pesar de que está presente en medio centenar de países, pero las consecuencias del extendido contagio han hecho que organizaciones económicas como la Ocde alerten sobre el impacto del virus en la economía mundial y se presagie una recesión si las condiciones de este comienzo de año se mantienen más allá de la llegada de la primavera.

El llamado “coronavirus” no es el único riesgo inmediato que pesa sobre la buena marcha de la economía global, a los ojos del “club de las buenas prácticas”, también están las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos que aún se mantienen vivas muy a pesar de los anuncios de desescalonamiento por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. También está la incertidumbre sobre las futuras relaciones comerciales entre la Unión Europea y el Reino Unido y la persistencia de factores de vulnerabilidad financiera que mira la banca multilateral; todo un coctail de contagios que se ciernen sobre el desempeño del PIB mundial para este 2020.

Solo el impacto del virus originado en China podría reducir a la mitad el crecimiento de la economía mundial y ponerlo en 2,4%. Durante las últimas semanas, el Covid-19 se propaga masivamente en Asia, Europa y América Latina, regiones que habían registrado bajos crecimientos económicos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, no es muy optimista basados en los datos a noviembre pasado cuando se preveía un crecimiento cercano a 2,9%, pero revisado a la baja hasta 2,4%. Ahora, con el virus campeando por el viejo continente y sembrando miedo en sectores como el turístico, las cuentas se empiezan a revisar con más detenimiento y no se descarta un escenario más negativo si la epidemia es prolongada y el contagio llega pleno a países como Estados Unidos o Brasil.

El punto de la Ocde es cuándo se llegue al pico en China y los otros países como Italia y Corea del Sur que han tenido que enfrentar la situación con aires de pánico sanitario. El punto más crítico es que no se conoce el desenlace del contagio en países con menos condiciones económicas para enfrentar una eventual crisis.

En América Latina el caso de Ecuador es preocupante porque las mismas autoridades no saben cómo tratar la situación y no han logrado encapsular a los contagiados, pues no han sido plenamente identificados por las autoridades competentes. Colombia está entre dos mundos complejos: Ecuador, en donde ya es un grave problema y Venezuela en donde poco se sabe de las personas contagiadas por el hermetismo de las autoridades del régimen socialista. La epidemia del Sars en 2003 era distinta por la escasa interdependencias de la economía mundial, situación que ha cambiado en 2020 donde el comercio y la migración global es más alto.

Solo un dato para tener en cuenta de los vasos comunicantes del Covid-19: Hubei, epicentro de la epidemia es 4,5% de la producción china y los turistas chinos son 10% del turismo mundial, especialmente en Europa. Colombia no es una isla solitaria en el concierto internacional y debe adoptar protocolos muy estrictos frente a la inminente llegada del virus, no solo para proteger a las personas sino a la economía.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 07/08/2020 No es bueno que la variación de precios sea 0%

La gente no está comprando o consumiendo, así lo demuestra la nula variación de los precios en julio, lo que se convierte en una peligrosa tendencia para la recuperación económica

Editorial 06/08/2020 Cambiar el estilo de gerenciar en tiempos de crisis

Las juntas directivas deben entender y tomar decisiones en la alta gerencia de las empresas, pues la crisis puede demorar y se necesitan presidentes y gerentes con otras competencias

Editorial 05/08/2020 Solidaridad máxima con las instituciones

Es de perogrullo respaldar a las instituciones en una democracia y economía de mercado como Colombia, pero la construcción institucional se hace con base en las personas

MÁS EDITORIAL