.
EDITORIAL

Aún no se puede pontificar sobre la pandemia

sábado, 19 de septiembre de 2020

No se puede juzgar aún si fue o no un error haber cerrado tan temprano la economía, lo cierto es que el manejo de la crisis ha sido tan variopinta como países existen en el mundo

Editorial

Pronto habrá polémica sobre si Colombia cerró prematuramente su economía, lo que causó a la postre mayores daños a los ingresos de los colombianos, en especial a su trabajo, en pocas palabras, “si el remedio fue más dañino que la misma enfermedad”. Aún es muy prematuro lanzar piedras a lo que se hizo o se pudo hacer porque la pandemia sigue declarada por la OMS y el país sigue siendo uno de los más infectados del mundo en la esfera sanitaria.

Hay que empezar por decir que hay manejos del problema tan distintos como países y que son pocos los casos de éxito. Las fórmulas aplicadas en Asia, por ejemplo, no se pueden comparar con las de América Latina, ni siquiera con las de Europa; las condiciones sociales, de gobernabilidad y los usos culturales, entre otras fueron claves para atajar el contagio.

Allá simplemente los gobiernos actúan de manera “dictatorial” frente a unas sociedades muy disciplinadas y temerosas de las instituciones. En la Europa mediterránea, más parecida a nuestra cultura, las cosas se han salido de madre por cansancio, incredulidad o porque la cultura veraniega es el motor de sus economías.

Wolfgang Münchau, uno de los analistas económicos del Financial Times, comenta la situación basado en el caso sueco y plantea que “solo un tonto sacaría conclusiones sólidas de datos incompletos. Los mayores tontos de este año fueron aquellos que declararon prematuramente el aumento en las infecciones suecas desde abril hasta junio como evidencia de que la decisión sueca de no bloquear su economía estaba equivocada (...) Durante el verano, Suecia tomó otras medidas para controlar el virus, incluidos los cierres locales, y los casos comenzaron a aumentar nuevamente en otras partes de Europa.

Las nuevas estadísticas de infección de Suecia se ven mejor que gran parte de la Unión Europea. Pero todavía no deberíamos sacar ninguna conclusión. Hace dos meses estuvo mal condenar la estrategia sueca basada en esos datos, y sería igualmente incorrecto sacar la conclusión opuesta ahora”.

Dice Münchau que no hay que buscar ganadores y perdedores, simplemente hay que entender que los cambios más pequeños en un parámetro de medición tienen implicaciones masivas en el resultado final. “La falacia es la idea de que se puede comparar la tasa de infección de un país con la de otro y sacar conclusiones de política en tiempo real (...) En Suecia, una de las principales razones del aumento de las tasas de infección en las primeras etapas de la crisis fue la falta de protección de las residencias.

Proteger a las personas mayores es donde Alemania, por ejemplo, lo hizo realmente bien”. La polémica está servida en Colombia porque se avecina una prematura campaña política por el Congreso y la Presidencia en las que el manejo de esta pandemia será la discusión, pues la recuperación económica poco a poco se irá dando, pero no a la velocidad que se quisiera.

Münchau concluye diciendo algo sabio y es que “la política en tiempos de covid-19 equivale a tomar decisiones bajo una incertidumbre extrema”. Aún es muy temprano para pontificar sobre el manejo de la pandemia, incluso es prematuro saber qué va a pasar con la crisis económica derivada de ella. Debe haber un pacto nacional de acuerdos mínimos por el crecimiento y la generación de empleo, para no entrar en un tiempo de populismos de izquierda y derecha”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/07/2024 Las lecciones empresariales de la Selección

Colombia está en modo fútbol por el excelente desempeño deportivo de la selección, como consecuencia de las buenas decisiones en la administración del recurso humano

Editorial 11/07/2024 Los ministros deben ser ministros

En temporada de cambio de ministros llama la atención el perfil de los nombrados y los retos que tienen por delante, y si en algo yerra el Presidente, es en nombrar idóneos

Editorial 10/07/2024 Derramar leche, una protesta más que obsoleta

Es una paradoja económica: producir leche es bastante costoso, al tiempo que venderla es muy barato, pero al consumidor se le sigue cobrando caro ¿cómo salir del problema?